19.10.17

La migración de bienes de producción y de riqueza hacia Alemania se ha convertido en un factor de desintegración de la Unión Europea. Todo el potencial industrial del sur de Europa es aspirado por Alemania


"Cuando Emmanuel Macron presenta su proyecto de refundación europea, el economista David Cayla, profesor de la Universidad de Angers y co-autor de un libro sobre El final de la Unión Europea , repasa los debates sobre el relanzamiento de la Unión que proponen los círculos de poder. 
Para él, este frenesí de iniciativas enmascara de hecho la impotencia de Europa. Los problemas estructurales de la integración europea han provocado el declive industrial y económico del sur de Europa en favor de Alemania. (...)

Desde su elección, Emmanuel Macron presiona para una reforma de la zona del euro. Por su parte, Jean-Claude Juncker, ha presentado su plan de relanzamiento de la UE. ¿Cómo analiza estos dos proyectos tan diferentes? ¿Tienen uno u otro alguna posibilidad de frenar la crisis final de la UE que prevé?

Estos proyectos son un intento de respuesta después de un ciclo devastador para la Unión Europea, marcado por la crisis griega en enero-julio de 2015, la crisis de los refugiados de verano 2015 y el Brexit en junio de 2016. Después del terremoto causado por el Brexit, los europeos fueron incapaces en la Cumbre de Bratislava (Eslovaquia) [ de septiembre de 2016 - ed ] de dar ninguna respuesta. 
La crisis institucional de la Unión Europea salió a la luz en la cumbre y fuimos testigos de la creación de varias coaliciones de países: países mediterráneos, el Grupo de Visegrad que reúne a los países de Europa central y los países institucionalmente dominante agrupados alrededor de Alemania. 
Las instituciones actuales ya no son capaces de controlar las fuerzas centrífugas dentro de la Unión. Estos proyectos de reconstrucción que están surgiendo actualmente no tienen otro objetivo que salvar la cara, mostrar que la UE no está muerta.

Pero no tienen muchas posibilidades de éxito. Los defectos estructurales de la construcción europea han aumentado las divergencias económicas. Y estas se han convertido en el motor de las diferencias políticas. 
En su libro sobre el euro [ Cómo la moneda única amenaza el futuro de Europa (2016)] Joseph Stiglitz también insiste en que las disfunciones económicas son el motor de las divisiones políticas europeas. Así estamos. Nadie tiene los mismos intereses ni mira al futuro de la misma manera. (...)

Así que tal vez tengamos anuncios de reformas falsos, para poder decir que Europa continúa y se transforma. Pero este frenesí de proyectos es más probable que oculte la impotencia. Porque no va a cambiar gran cosa. (...)

En su libro pone especial énfasis en los efectos de la polarización que ha conllevado que la migración de bienes de producción y de riqueza hacia Alemania se haya convertido en un factor de desintegración de la Unión. Esta concentración ¿era previsible desde la creación de la Unión Europea?

Por supuesto, ¡todo ello era predecible! Muchos economistas, entre ellos el premio Nobel Paul Krugman, han estudiado estos fenómenos de concentración industrial en un sistema de libre comercio.
 La geografía económica estudia en particular cómo afectan los efectos de aglomeración en las grandes ciudades y las zonas rurales, y conducen a la polarización del espacio alrededor de un centro (metrópolis, rica región industrial ...) que atrae a los factores de la producción y el trabajo drenando las zonas periféricas. Por desgracia, estas teorías que advierten de estos riesgos han sido marginadas en los análisis económicos. (...)

Los problemas estructurales de la Unión Europea son el resultado del mercado único en 1986, que hizo posible la completa libertad del capital, la adopción del euro y la globalización. Gracias a su organización, su especialización industrial y un euro infravalorado para su economía, Alemania se ha convertido en el principal beneficiario de la UE. Otros países se agregan al motor alemán. 
Los Países Bajos, que tienen una tradición comercial, y en menor medida Bélgica (Flandes, principalmente) se benefician de esta concentración: las mercancías transitan por ellos. Después de la caída del muro, los fabricantes alemanes se aprovecharon de esta apertura para crear una zona de influencia manufacturera que integra a Polonia, la República Checa, Hungría, que también emergen hoy como ganadores del mercado único.

No se tomaron medidas a nivel de la UE para contrarrestar estos efectos de aglomeración y concentración. Todo el potencial industrial del sur de Europa, que se ha convertido en la periferia del centro, es aspirado por Alemania. Pero también afecta a Finlandia y los países bálticos, que han sido muy golpeado por la crisis de 2008-2009 y que son también países periféricos. Incluso el Reino Unido e Irlanda han entrado en una espiral de desindustrialización (véase el mapa) .

De hecho, la concentración llama a la concentración. El capital industrial de Europa es capturado por Alemania y los países del centro, mientras que los estados que se desindustrializan tienen que limitarse a invertir en turismo y bienes raíces. 
Se produce cierta especialización dentro de la Unión Europea. Pero no es lo mismo atraer fábricas, servicios de valor añadido y especializarse, como en España, en el sector inmobiliario turístico. Los beneficios económicos no son los mismos.

Por otra parte, una vez que la burbuja inmobiliaria explotó, España perdió en pocos años casi 500.000 residentes. Los países del sur de Europa ven partir a su juventud formada. La hemorragia fue particularmente violenta en Grecia, donde unos 400.000 griegos dejaron su país para trabajar en Europa, principalmente en Alemania. (...)

Alemania no tiene en realidad ningún interés en cambiar las reglas institucionales. Se beneficia de un sistema que se adapta a sus necesidades. Toda su problema es que funcione sin explotar. 
Su diplomacia discreta, sin embargo, es muy eficaz. Sabe que si habla, puede ser contra-productivo. Así que trata de hacer cuanto menos olas mejor y busca aliados, ejecutores interpuestos, en la Comisión Europea, en Francia, pero también en otros estados miembros. Pero, básicamente, no quiere moverse.

La única manera de salvar a Europa otra vez - si todavía es posible - es a través de las soluciones recomendadas por Michel Aglietta y Thomas Piketty, en concreto: crear un presupuesto federal importante, con un verdadero control democrático, para invertir fuertemente en las zonas periféricas damnificadas. 
Pero los alemanes no quieren. Rechazan cualquier idea de transferencia en la UE y posponen las cosas dejando que Francia presente sus planes de reforma, pero con la esperanza de que el actual sistema continúe, que la recuperación del crecimiento alivie las tensiones. Puede suceder un milagro... Por mi parte, creo que el mecanismo de autodestrucción está ya en marcha y que solo se puede ganar tiempo, de momento. Me pregunto si nuestros líderes son conscientes de ello.

Los partidarios de Europa, piensan que lo más difícil ya se ha pasado. Señalan que Europa ha superado la crisis del euro, el Brexit, las oleadas populistas. Creen que no quedan obstáculos para avanzar de nuevo.

La amenaza de un estallido de Europa sigue ahí. La crisis del euro no se ha resuelto, en contra de lo que los círculos de poder piensan. Además, las fuerzas centrífugas que actúan dentro de la UE son cada vez más fuertes.
 La falta de solidaridad se hace evidente. Cada vez más países adoptan estrategias no cooperativas. Estamos en presencia de una desintegración de la normativa europea, cada país va por su lado, según su interés nacional.(...)

Hay otro fenómeno que creo que es importante recalcar. Es la manera como Polonia y Hungría han reformado sus sistemas judiciales, recortando su independencia. (...)

Ahora, sin decirlo, ambos países están en un proceso de abandono del orden jurídico europeo que permita a sus sistemas judiciales nacionales no aplicar las normas de la UE. (...)

Tal vez más que la crisis del euro, la verdadera amenaza de estallido de la UE es este derrumbe del andamiaje jurídico de la Unión. Si mañana Italia anuncia una reforma legal que le permita eludir la legislación europea para recurrir a medidas proteccionistas, sería el final del mercado único y de la Unión, sin que se anuncie oficialmente. Este supuesto no es solo producto de la imaginación. 
Cuando Montebourg hizo sus propuestas sobre “Made in France”, pidió que el 80% de la contratación pública quedase reservada para las empresas nacionales. Tal disposición es evidentemente contraria a la ley de la UE. Del mismo modo, la estrategia de desobediencia las normas europeas propuesta por Jean-Luc Mélenchon solo se podría implementar como parte de una reforma del sistema legal francés para eludir los tratados.
 La tentación de dar la espalda a la legislación europea existe en todas partes. Si se aplicase no solo para desafiar la distribución de los refugiados, sino también las reglas del mercado único, sería de hecho el final de la Unión Europea." (David Cayla , profesor de la Universidad de Angers, Francia, y co-autor de un libro sobre El final de la Unión Europea. Mediapart, en Sin Permiso, 04/10/17)

Hablar de poder oligárquico en Cataluña no es ni mucho menos fraseología. Desde el punto de vista de concentración de poder en unas pocas manos, es un caso anómalo en las sociedades capitalistas desarrolladas de Europa occidental... la izquierda, a partir del 2-O, no tiene más remedio que enfrentarse a esta realidad

"(...) Hablar de poder oligárquico en Cataluña no es ni mucho menos fraseología. A pesar de todos los esfuerzos de la sociología fiel al sistema, agrupada alrededor de Salvador Cardús y compañía, hay suficientes elementos de juicio como para denunciar la profunda endogamia de la política catalana, en la que se entrecruzan las familias aludidas, quienes, además, ejercen un verdadero fideicomiso sobre la Administración autonómica. 

La red clientelar se extiende a través de medios de comunicación y entidades, supuestamente culturales, a donde van a parar los segundones de dicha oligarquía.

Desengañémonos, Cataluña, desde el punto de vista de concentración de poder en unas pocas manos, es un caso anómalo en las sociedades capitalistas desarrolladas de Europa occidental. Las causas son también anómalas.

 La gran burguesía industrial y financiera, más que comprometida con el franquismo, fue incapaz durante la Transición de generar una plataforma política. Ante ese fracaso, llegó a un pacto, más o menos implícito, con amplios sectores de la pequeña y mediana burguesía (supuestamente “resistentes” durante la dictadura) para que les hicieran de gestores.

Por supuesto que esta gran burguesía no es, por razones de intereses globales, ni de lejos mayoritariamente partidaria de la secesión, sobre todo en un momento en que parece exorcizada la supuesta maldición que había pesado sobre las entidades financieras catalanas, repetidamente abocadas a la quiebra (Banco de Barcelona, Banca Catalana). 

En la hora presente dos entes radicados en Cataluña (al menos de momento), Caixabank y Sabadell, controlan un sustancioso porcentaje del crédito bancario a escala nacional. Ahora bien, siempre temerosa de ser acusada de “botiflera”, esa burguesía se encuentra bastante desorientada sobre el qué hacer, ya que ha reaccionado tarde y tímidamente.

Con estas premisas, es fácil caer en un análisis un tanto simplista, al que parece proclive una parte de la izquierda catalana, consistente en reducir la situación a un problema de clases enfrentadas. Si bien las clases populares son mayoritariamente de origen no catalán, sobre todo como resultado de la gran inmigración de los 50-60, parece bastante plausible hablar de una nueva burguesía, surgida de esa misma procedencia que, a pesar de su estatus económico, ha visto vetado su acceso a la parcela de poder político que le correspondería. 

Muy probablemente, esa burguesía emergente, ya discriminada con anterioridad, haya tomado conciencia en esos años de la quiebra del statu quo. De su comportamiento dependerá en gran parte poner fin a la oligocracia en la que está sumergido el país.

Además, hay pruebas fehacientes de que la migración hacia Cataluña desde otros puntos de España prosigue. Por supuesto, nada que ver con las maletas de cartón de aquel entonces. 

Se trata en muchos casos de personas profesionalizadas, no criadas en años de hambre, con una perspectiva europea y, supongo, completamente inmunes a la máquina desestructuradora del nacionalismo catalán, que ha actuado con profusión sobre los antes aludidos. Porque, desengañémonos, el pujolismo nunca pretendió crear “nuevos catalanes”

Le bastó con destruir cualquier vinculación con lo español que quedara en el más recóndito lugar de su consciencia. Y de esa agresión tampoco se ha salvado la ciudadanía catalanohablante que ha querido hacer compatible su pertenencia a España y a Cataluña. (...)

El pujolismo ha maniobrado en el sentido de impedir el surgimiento de todo asomo de sociedad civil que no sea el que responda a las premisas nacionalistas identitarias. (...)

Sería un error mayúsculo no aprovechar el momento político para romper con el yugo oligárquico y alcanzar una sociedad realmente democrática. Y eso nos lleva a asumir que el cuestionamiento de lo vivido no puede reducirse a los aspectos lingüísticos.

Para conseguir estos fines el principal problema es la pusilanimidad de la izquierda que, de forma genérica, siente horror al vacío que le supondría desmarcarse del discurso nacionalista. Pero quizá a partir del 2-O no tenga más remedio que enfrentarse a la realidad."          (Pasqual Esbrí, Crónica Popular, 29/09/17)

Los gülenistas dirigieron el golpe militar contra Erdogan con el apoyo tácito del ejército estadounidense destinado en Turquía

"(...) Durante la primera década del siglo XXI, Erdogan se unió en alianza estratégica con una influyente organización semiclandestina, “Hizmet”, dirigida por el clérigo Fethullah Gülen, convenientemente autoexiliado en Estados Unidos y bajo la protección del aparato de inteligencia estadounidense.

 El objetivo de este matrimonio de conveniencia era debilitar a la oposición izquierdista, laica e influida por el nacionalismo de Ataturk. Armado con un tesoro oculto de documentos falsos gülenistas, Erdogan purgó al ejército de sus líderes nacionalistas seguidores del legado de Ataturk. 

Prosiguió marginando al partido republicano laico y reprimiendo a los sindicatos de izquierdas, a los movimientos sociales y a académicos de prestigio, periodistas, escritores y estudiantes activistas. Con el respaldo del movimiento de Gülen, “Hizmet” (“el servicio”), Erdogan celebró sus triunfos y revalidó su liderazgo en múltiples elecciones. 

Al inicio, Erdogan no supo reconocer que el movimiento Hizmet actuaba como una organización política subversiva, penetrando en el aparato del Estado a través de una densa red de organizaciones burocráticas, militares, judiciales, policiales y de la sociedad civil, vinculadas con la CIA y el ejército de EE.UU. y que mantenían relaciones amistosas con los estrategas israelíes. 

En 2013, Erdogan sintió una enorme presión por parte del Hizmet, que pretendía desacreditarle y derribar su régimen haciendo públicas las prácticas corruptas que le involucraban a él mismo y a su familia y llevar a cabo una “revolución de color turquesa”, una réplica de otros “cambios de régimen”. 

Al descubrir su vulnerabilidad interna, Erdogan procedió a restringir el poder y el alcance de los medios de comunicación controlados por los gülenistas. Todavía no estaba preparado para lidiar con el enorme poder de las élites relacionadas con el Hizmet. 

En julio de 2016, los gülenistas dirigieron un golpe militar con el apoyo tácito del ejército estadounidense destinado en Turquía. El golpe fue desbaratado por una gran movilización popular con el respaldo de las fuerzas armadas. 

A partir de entonces, Erdogan se dedicó a purgar concienzudamente a todos los seguidores del Hizmet del ejército, la administración pública, las escuelas, la prensa y las instituciones públicas y privadas. Amplió su purga para incluir en ella a dirigentes políticos laicos y nacionalistas que siempre se habían opuesto a los gülenistas y a su intento de golpe de Estado. 

Como resultado del fallido golpe de Estado y la subsecuente purga, Erdogan fracturó y debilitó todos los aspectos del Estado y de la sociedad civil, para acabar controlando un Estado debilitado con un mundo empresarial, educativo y cultural degradado. 

El golpe de Estado gülenista fue inspirado y dirigido por el líder supremo del movimiento, Fetullah Gülen, a resguardo en su finca privada “secreta” en Estados Unidos. Está claro que este país participó en el golpe, por lo que rechazó las demandas de extradición de Güllen por parte de Erdogan. 

La subordinación de Erdogan a la OTAN ha debilitado sus intentos de llegar hasta las raíces del golpe de Estado y su estructura de poder interna y externa. Las bases de Estados Unidos/OTAN en Turquía siguen ejerciendo su influencia sobre el ejército. 

Como secuela del golpe de Estado, el declive de la influencia gülenista en la economía contribuyó a crear un vuelco económico de las inversiones y el crecimiento. La purga de la sociedad civil y del ejército redujo la preparación militar del ejército turco y alejó al electorado demócrata. Erdogan casi perdió su candidatura a la presidencia tras su anterior purga en 2014."                (James Petras

Cuando trabajar horas extra y no cobrarlas pasa a ser la costumbre y no la excepción

"En 2015 los españoles batimos un récord: trabajamos una media semanal de 3,5 millones de horas extra no remuneradas, una cifra que sólo superamos en 2008, cuando estalló la crisis y había dos millones de asalariados más. 

Estos datos demuestran que superar la jornada laboral legal o convencionalmente establecida es ya una realidad cotidiana y generalizada y que algo tan obvio como que una empresa pague a un empleado por las horas exactas que trabaja ya es una quimera. De hecho, más de la mitad del trabajo extraordinario en nuestro país no es remunerado y supone un ahorro para las empresas con el que se podrían crear 156.000 empleos, según Comisiones Obreras (CCOO). 

Trabajar más a cambio de nada es una práctica ilegal pero socialmente aceptada cuyo debate llega este martes al Congreso. 

(...) hasta ahora, la Inspección de Trabajo pedía los registros diarios porque, por pura lógica, sólo conociendo cuál es la jornada de un trabajador se puede discriminar qué horas son ordinarias y cuáles extraordinarias. Incluso la Audiencia Nacional estableció en una sentencia de 2015 que "el registro de jornada, que no de horas extraordinarias, es el requisito constitutivo para controlar los excesos de jornada" y que el hecho de que no exista "coloca a las personas trabajadoras en situación de indefensión".

Sin embargo, todo cambió en marzo de este año, cuando el Tribunal Supremo eximió a Bankia de registrar la jornada de sus trabajadores. Esta doctrina ha llevado a la Inspección de Trabajo y de la Seguridad Social a dejar de exigir el registro diario de jornada y, por tanto, a no comprobar el cumplimiento de la normativa.

 Por eso el GPS pide al Gobierno la modificación del artículo 34 del Estatuto de los Trabajadores incluyendo "la obligación de registro diario con carácter general" y el cambio en la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social para que incumplir esta norma sea considerado una infracción grave (que supone una multa de al menos 600 euros) y no una infracción formal o documental, como en la actualidad.  (...)

Trabajar más tiempo cobrando lo mismo no sólo conlleva consecuencias negativas para el trabajador (malestar personal, dificultad para conciliar, aumento del riesgo de sufrir accidentes laborales) sino que, además, "ahonda en la precarización del mercado laboral y reduce la cotización a la Seguridad Social porque no se ingresan las cuantías correspondientes a las horas realmente trabajadas", señala De Frutos. 

Del mismo modo, los horarios racionales retribuidos legalmente no sólo benefician a los trabajadores sino también a las empresas porque, según el GPS, "incrementan la productividad en la economía, reducen el absentismo y aportan al empresario un mecanismo de seguridad jurídica sobre el cumplimiento de la prestación de servicios de la persona trabajadora".                  (Público, 16/10/17)

18.10.17

La cuestión relevante no es cómo la riqueza crea ricos, sino cómo la riqueza crea pobres. En este sentido, propongo un programa de empleo garantizado y un salario mínimo incondicional y socialmente inclusivo...

"(...) ¿Qué hay de la idea de que en un mundo globalizado los Estados nación ya no son relevantes? 

En el libro [Thomas Fazi y yo] sostenemos la tesis de que a partir de la década de 1970 la izquierda había llegado a asumir la tesis errónea de que la globalización había vaciado a los Estados de su poder. Podríamos decir que la derecha convenció a la izquierda de que el Estado era irrelevante, pero ellos sabían que era muy poderoso y, de hecho, se lanzaron a cooptarlo y utilizarlo para sus propios intereses.

 De hecho, todos los aspectos trascendentales de la transición neoliberal se han realizado desde el Estado: la desregulación del mercado de trabajo, la liberalización de los mercados de capital, la abolición de los controles de cambio, las privatizaciones, los tratados de libre comercio, etc.

La agenda neoliberal funciona privatizando las ganancias y socializando las pérdidas. Cuando las cosas se ponen difíciles son los Estados los que utilizan sus prerrogativas para pagar la factura y transferirla a la ciudadanía

Pero, si eso se puede hacer en favor de los ricos, nosotros también podemos utilizar el Estado para un proceso inverso: negándonos a que los acuerdos de libre comercio contengan cláusulas sobre tribunales de arbitraje, nacionalizando las infraestructuras que han sido privatizadas, etc. Irónicamente, la única que no entiende esto es la izquierda.

¿Qué medidas tendría que adoptar un gobierno de izquierdas? ¿Nos podrías hablar de vuestras propuestas? 

Para los países que están en el euro yo propondría abandonarlo y a ser posible con un domingo por la noche [Risas]. Pero, para todos los países en general, lo primero que hay que hacer es reorientar el propósito del Estado. En palabras de Jeremy Corbyn, este debe ser puesto al servicio de “los muchos y no de los pocos”. 

La cuestión relevante no es cómo la riqueza crea ricos, sino cómo la riqueza crea pobres. Los efectos nocivos de esta era de neoliberalismo se han dejado sentir en la consolidación del desempleo, subempleo y precariedad masivos, en el retraimiento de los salarios y en los ataques a las condiciones de trabajo. 

Pero el Estado tiene que velar por la dignidad del trabajo. En este sentido, propongo un programa de empleo garantizado y un salario mínimo incondicional y socialmente inclusivo. 

También es necesario reformar el sistema financiero para eliminar todos los productos financieros que no benefician la actividad productiva. Un mero 2% de las transacciones financieras benefician a la economía real, el resto son jugadas de casino que van en detrimento del bienestar social. Tenemos que obligar a los bancos a que sean verdaderamente bancos y no salas de juegos

Debemos también contemplar la nacionalización de la banca o, en todo caso, la creación de un fuerte sector bancario público. Igualmente, los fondos de pensiones tendrían que ser nacionalizados. Se debería contar con un parque de viviendas pública con alquileres asumibles y de buena calidad. 

El sector público debe volver a tener una activa política industrial, en concreto, desarrollando las energías renovables. Asimismo, servicios básicos como el agua o la electricidad tienen que ser nacionalizados. En el libro pueden encontrarse muchas más propuestas, hemos puesto decenas.
Una pregunta que encontraréis polémica pero que, en el contexto de ascenso de la ultraderecha, hay que aclarar: ¿Tiene algo que ver vuestro llamamiento a la soberanía nacional con el nacionalismo? ¿No hay una contradicción para la izquierda entre la defensa de la soberanía nacional y el internacionalismo? 

Los Estados nación son fundamentales para que haya internacionalismo: es decir, que un grupo de Estados se agrupe para un bien mayor. En caso contrario, lo que tenemos es “supranacionalismo”, que es lo que tenemos en Europa, donde las decisiones se toman a un nivel superior, pero sin ningún control democrático desde abajo. 

Hay una mentalidad de guerra fría donde se ensalza el “internacionalismo” sin cuestionarse qué quiere decir en términos prácticos. Si queremos un área monetaria óptima, ¿quién decide qué moneda vamos a emitir?, ¿qué banco central supervisará el sistema? ¿cómo va a funcional el Tesoro federal? Si nadie lo decide, entonces estamos ante un área monetaria disfuncional, que es precisamente lo que observamos en Europa.

 Una de las razones por las que la izquierda se ha aferrado al internacionalismo es porque la izquierda rechaza tajantemente la xenofobia, el fascismo y el nacionalismo, que es precisamente con lo que nos encontramos ahora. Reclamar el Estado nación no tiene nada que ver ni con la xenofobia, ni el fascismo.

 Hay un anhelo popular legítimo de mayor soberanía nacional, pero hasta ahora las fuerzas que mejor han sabido formularlo han sido los populistas reaccionarios de derechas. La gente anhela controlar sus vidas. Esto lo han utilizado las campañas del Brexit y de Trump.(...)"                (Entrevista a Bill Mitchel, Marta Luengo  , El Salto, 15/10/17)

Las grandes fortunas españolas ocultan en paraísos fiscales el 12% del PIB

"Un estudio del Nacional Bureau of Economic Research (NBER) ha logrado sortear los obstáculos de la estructura financiera global para conocer cuánta riqueza esconde cada país en paraísos fiscales, de forma que las cantidades desagregadas puedan explicar las consecuencias de que el 0.01% más rico no esté pagando por su parte del pastel

Ha sido posible gracias a que los principales paraísos fiscales del mundo permitieron en 2016 al Banco de Pagos Internacionales (BPI) publicar estadísticas “país por país” sobre datos que el propio organismo ha recopilado durante varias décadas.

Con ello, el estudio ofrece dos contribuciones a lo que hasta ahora conocíamos sobre el capital offshore de los más ricos: el cálculo de la riqueza total que los ciudadanos de cada país ocultan en paraísos fiscales de todo el planeta y su implicación en los niveles de desigualdad en esos mismos estados.

Sobre lo primero, los datos arrojan “resultados sorprendes” para los propios autores: alrededor del 10% del PIB mundial se encuentra en paraísos fiscales. Pero esa media oculta grandes desequilibrios según el país de referencia. Por ejemplo, se estima que los países escandinavos mantienen en suelo offshore un pequeño porcentaje de su capital nacional, mientras la mayoría de la Europa continental esconde en paraísos fiscales hasta el 15% de su riqueza. En el otro extremo, Rusia, los países del Golfo y varios estados latinoamericanos atesoran en territorios propicios para la evasión fiscal hasta el 60% de su PIB.

En España, por encima de la media mundial (que se sitúa en el 9,8% del PIB), las grandes fortunas envían a paraísos fiscales un capital que ronda el 12% del PIB nacional

En segundo lugar, los autores del ENBR analizan la relación de estos datos con la tendencia a la concentración de la riqueza, enfocando a diez países (uno de ellos España) que suman alrededor de la mitad del PIB mundial.

Junto a Reino Unido y Francia, España es uno de los tres estados donde la evasión de capital provoca mayor desigualdad. Se trata de tres países en los que entre el 30% y el 40% de la fortuna de los más ricos (el 0,01% de la población) permanece oculta en paraísos fiscales. “En todos los casos, el aumento de la riqueza offshore provoca un crecimiento de la desigualdad”, indican los autores, resaltando el “caso dramático” de Rusia, cuya cúspide más rica mantiene fuera del país la mayor parte de su fortuna.

“Nuestro objetivo es estudiar el tamaño y distribución de la evasión fiscal y su implicación en la desigualdad”, explican los autores, confirmando a cada paso que la riqueza oculta en el extranjero está en muy pocas manos: el 0,1% de los hogares más ricos son los dueños del 80% del capital offshore de todo el país. Cerrando el círculo, el 0,01% de los más ricos poseen el 50%.  (...)"    (El Boletín, 19/09/17)

Pues el chavismo ganó las elecciones regionales de Venezuela... válidas para los observadores internacionales... pues vaya, ahora ¿de qué hablamos?

 " (...) Cabe destacar que el proceso electoral ha transcurrido sin mayores inconvenientes y no se registran actos de violencia. (...)

Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (CELAG) - Informe Elecciones Regionales Venezuela 2017"   ( , 17 Oct, 2017)


"El presidente del Consejo de Expertos Electorales de Latinoamérica (CEELA), Nicanor Moscoso, dijo (...) Estamos "confiados en que el día de mañana el proceso electoral se va a llevar con absoluta transparencia; los resultados van a ser los adecuados", dijo en rueda de prensa.  

Moscoso, tras detallar que se han hecho 12 auditorías al sistema electoral y que en cada caso los partidos políticos ha manifestado conformidad.

En cada uno de esos procesos de auditoría han estado presentes "casi todas las 16 organizaciones políticas", indicó Moscoso, (...) 

Según Moscoso, las 17.000 personas que están inhabilitadas para votar por distintas causas representan "menos del 0,01 %" del total de los votantes por lo que aseguró que no afectará al resultado electoral.

Por su parte, el también miembro del CEELA Guillermo Reyes indicó que en las auditorías, "las organizaciones de fines políticos", han convivido "en paz y en armonía" y que las solicitudes de los partidos han sido atendidas.

"Se evidencia la consolidación de la plataforma electoral y su funcionamiento, lo que genera mayores índices de seguridad, de eficacia y de confiabilidad", agregó.

Mañana el chavismo y la oposición se medirán por el control de las 23 gobernaciones del país tras una campaña en la que el antichavismo denunció una serie de "irregularidades" por parte el Consejo Nacional Electoral.

Cerca de 70 expertos participarán como observadores internacionales junto a 1.240 observadores nacionales "con un amplio nivel de acceso para el desarrollo de su actividad", según afirmó la presidenta del CNE, Tibisay Lucena."                  (Público, 14/10/17)


"El chavismo es mayoría en Venezuela.

Nueva cita electoral en Venezuela. Sí, han leído bien: elecciones en Venezuela. Es la número 22 en los últimos 18 años. Un promedio muy superior a lo considerado como “normal” para cualquier democracia. Esta vez, el turno fue para las regiones. 

Y el chavismo ha vuelto a ganar en las urnas: ha logrado vencer en muchos más estados que la oposición (17 a 5; falta Bolívar por dilucidar). Tres cuartas partes de las gobernaciones serán gestionadas por el chavismo. En votos nacionales, también se consigue una significativa mayoría (54%).

A la luz de estos resultados, cabe presentar algunas conclusiones preliminares:

 A la Revolución Bolivariana le gusta votar. Se vuelve a demostrar que su camino transita obligatoriamente por la vía electoral. (...)

El fin del chavismo es una profecía auto incumplida. Infravalorar el legado de Chávez es verdaderamente desconocer la Venezuela del siglo XXI. A pesar de las tensiones que puedan surgir al interior del bloque hegemónico, el chavismo como identidad política es mucho más sólido de lo que algunos desean. (...) De la misma manera que en su momento creyó necesario dar un tirón de orejas a sus gobernantes en las pasadas legislativas, luego apoyó masivamente la constituyente. Y ahora, nuevamente, decide mayoritariamente que el chavismo ha de ser quién gestione a los estados del país para superar una situación complicada.

 La oposición no sabe que hacer. En este caso, en esta vereda opositora, la unidad, a pesar de sus siglas, brilla por su ausencia. No es monolítica ni homogénea por mucho que se lo quieran imponer desde el Norte. (...)

En definitiva, la cita electoral ratifica el voto de confianza de la ciudadanía venezolana a su gobierno.  (...)"                   (Alfredo Serrano Mancilla, Director CELAG, Público, 16/10/17)

Casi 17.000 desahucios en el segundo trimestre, la mayoría por impago de alquiler

"Los lanzamientos (expulsión de la vivienda por no hacer frente a la deuda contraída, lo que comunmente se conoce como desahucios) practicados en el segundo trimestre del presente año se han situado en 16.859, lo que supone un descenso del 8,4% respecto al mismo trimestre de 2016, según los datos hechos públicos por el Consejo General del Poder Judicial. 

El grueso de ellos, por el impago de los recibos del alquiler de la vivienda.

Concretamente, el 58,6% de esos lanzamientos, 9.886, fue consecuencia de procedimientos derivados de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU); mientras que el 36,8%, otros 6.197, se derivó de ejecuciones hipotecarias, y los 776 restantes obedecieron a otras causas.  (...)"           (Público, 16/10/17)


17.10.17

“Si fuera español exigiría que nos sacaran del euro”

"William Mitchell (1952) es un economista heterodoxo australiano, principal proponente de la Teoría Monetaria Moderna. Es profesor en la Universidad de Newcastle y director del Centro de Empleo y Equidad (CofFEE), una organización de investigación sin ánimo de lucro cuyo enfoque se centra en las políticas que pueden restaurar el pleno empleo y lograr una economía que “brinde resultados equitativos para todos”.

 (...) al inicio de los 2000, Alemania y Francia entraron en sendas recesiones por las que fueron las primeras naciones en violar el Pacto de Estabilidad y Crecimiento que ellas mismas habían instalado como pilar del euro

El supuesto periodo de estabilidad subsiguiente gestó la crisis del euro gracias a la política de tipos de interés que el BCE aplicó para favorecer a Alemania y la dura deflación salarial interior en la que este país se embarcó. Así se cebaron las burbujas inmobiliarias en Irlanda y España.

Como el sistema no estaba diseñado para soportar el estrés acabó colapsando y la única razón por la que sobrevive hasta hoy es porque el BCE incumplió el Tratado de Maastricht. Aunque el banco ha asegurado que solo está gestionando la liquidez lo que están haciendo es financiar déficits. 

Ha asumido así el papel de, por un lado, autoridad fiscal sin legitimidad democrática y, por otro, parte del régimen opresivo que ha castigado severamente países como Grecia, Portugal y España. 

Ahora parece que la zona euro está más o menos tranquila. De hecho, en España los indicadores económicos sugieren cierta recuperación ¿a qué crees que se debe?
 
La UE ha tolerado que España presentase un déficit que violaba el 3% debido al periodo electoral en que surgió la amenaza de un gobierno socialista (o peor, con Podemos). Entonces en Bruselas olvidaron las reglas de déficit y dejaron de exigir austeridad aquí. 

Por tanto, la razón por la que España tiene crecimiento es porque la Eurozona está violando sus propias reglas y tan pronto como vuelvan a imponer austeridad y a aplicar los mecanismos del Pacto el Crecimiento y Estabilidad desaparecerá. El caso español no nos dice nada sobre la viabilidad de la eurozona, de hecho, nos dice justo lo contrario, que la Eurozona es disfuncional y que solo se mantiene haciendo caso omiso de sus reglas. 

No se han solucionado ninguno de los problemas: la unión bancaria es una farsa, como también lo es el plan Juncker de infraestructuras. Las contradicciones fundamentales están todavía sin solucionar y ante un cambio de ciclo económico el sistema volverá a colapsar. La cuestión es ¿cuánto tiempo se puede violar las propias reglas sin agotar toda la credibilidad del proyecto? 

En 2015 propusiste que lo mejor sería una disolución pactada del euro ¿Sigues pensando que es la mejor opción? 

Así es, sería precisa una convención europea para negociar cuestiones como las moratorias de deudas. Es mejor una disolución multilateral que una salida unilateral, tanto más cuanto que ésta implicaría ganadores y perdedores, teniendo todas las posibilidades de perder los países más débiles. En cambio, con una disolución multilateral, los países débiles podrían aglutinar fuerzas y forzar un proceso más civilizado. Sin embargo, como esto es muy díficil que ocurra, la segunda mejor opción es la salida unilateral. 

¿Salida unilateral y vuelta a la peseta? 

Por supuesto, si yo fuera español, estaría manifestándome delante del Congreso exigiendo que nos sacaran del euro.(...)"                (Entrevista a Bill Mitchel, Marta Luengo  , El Salto, 15/10/17) 



 "Como alternativa a la salida del euro y para conseguir la soberanía financiera:  europeseta electrónica de circulación interna

Existe una descripción con mucho humor, de economía-ficción, sobre los beneficiosos efectos que se producirían si en Italia, el gobierno impusiera una moneda digital (allá por el 2020), para salir de la quiebra económica y política a la que la permanencia en el euro habría llevado al país. El objetivo se conseguiría rápidamente.

Los únicos perjudicados, los especuladores de la deuda. Ver: J. D. Alt: Europa, 2020: una ucronía iluminadora’. http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=5467  )


Los artículos de Juan José R. Calaza (Juan José Santamaría y Juan Güell) muestran con gran claridad las ventajas de una europeseta electrónica de circulación interna: 
 

Para entender la europeseta electrónica. Qué es y, sobre todo, qué no es. Enlace: http://www.farodevigo.es/opinion/2012/12/02/entender-europeseta-electronica/720458.html


Para salir de la crisis sin salir del euro: España debe emitir europesetas (electrónicas). Enlace: http://www.farodevigo.es/opinion/2011/11/27/salir-crisis-salir-euro-espana-debe-emitir-europesetas-electronicas/601154.html  

Las europesetas electrónicas, complementarias al euro, estimularán el crédito sin efectos colaterales perversos. Enlace:  http://www.rebelion.org/noticia.php?id=165815

Juan Torres insiste en que es necesario emitir una moneda complementaria al euro. Sus artículos:



Más información en: 'Si Grecia, España, o Andalucía emitiesen una moneda digital, respaldada por la energía solar instalada en sus tejados, alcanzarían la soberanía financiera. La de dar créditos a familias y empresas':    http://comentariosdebombero.blogspot.com.es/2014/06/si-una-autonomia-o-una-gran-ciudad.html

Los 15 motivos y objetivos de EEUU al salir de UNESCO

"Unos días después de la reconciliación entre Hamas y Al Fatah y el restablecimiento de la Autoridad palestina en Gaza (que potencia la posibilidad de la declaración del Estado Palestino), EEUU e Israel, anunciaron su retirada de Uneso por su “sesgo anti-israelí”. Se trata de la culminación de años de chantaje político y financiero de Washington contra la ONU y sus agencias. (...)

Entre los “delitos” de Unesco según EEUU, están:
  1. Considerar “sin valor jurídica” la anexión de Jerusalén oriental a Israel y exigirle la paralización de las excavaciones.
  2. Declarar “potencia ocupante” a Israel.
  3. Compararle con el régimen de apartheid de Sudáfrica.
  4. Reconocer la antigua ciudad de Hebrón y la mezquita de Ibrahimi como patrimonio palestino.
Aunque, los motivos reales apuntan a:
  1. Que las decisiones de una parte de los mandatarios de EEUU dependen de los “sobres” que reciben: se estima que el grupo “Configuración del Poder Sionista” (ZPC) ha regalado a los legisladores de EEUU unos 100 millones de dólares en los últimos 30 años. Decía Jack Straw, el diplomático británico que “Los grupos que desarrollan políticas en favor de Israel, como el AIPAC, cuentan  con fondos ilimitados para canalizar la política de EEUU”, algo que el senador William Fullbrighth denunció en 1973:“Los israelíes controlan la política del Congreso y del Senado“. Cierto, el Senador Tom Cotton recibió cerca de 1 millón de dólares del Comité de Emergencia para Israel por firmar una carta abierta contra el acuerdo nuclear de Obama con Irán. La relación asimétrica entre EEUU e Israel es un caso singular en las relaciones internacionales. Existen numerosas leyes que condicionan la política de EEUU a los intereses del diminuto país y una de ellas restringe el apoyo de EEUU a los organismos de la ONU que reconocen a Palestina. ¿Se imaginan que España se retire de Unesco por sus críticas a Arabia o a Qatar?
  2. El triunfo de “Israel first” en la administración Trump. Su representante en la ONU, Nikki Haley, prometió al Lobby pro-israelí de AIPAC ser “un nuevo sheriff”, en la defensa de Israel (en otro país hubiera sido acusada de “traidora y agente de un país extranjero”). Haley ha advertido al Consejo de Derechos Humanos de la ONU (UNHRC) que frene sus críticas a Israel por el bloqueo a Gaza, anunciando que la agenda del Consejo de Seguridad en sus debates mensuales sobre Oriente Próximo se centrarán en Irán, Siria, Hamas y Hezbolá, que no en Israel.
  3. Que EEUU está haciendo un doble juego: mientars abandona la agencia (y conserva el puesto de observador) fortalece la posición de Israel: En marzo pasado, la jordana Rima Jalaf, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica y Social para Asia Occidental fue forzada a dimitir por negarse a retirar el informe que criticaba el trato de apartheid de Israel hacia los palestinos. De forma paralela, Unesco ascendió a Danny Danon, ex viceministro de Defensa israelí durante el ataque de Israel a Gaza en 2014 en el que murieron unos 500 niños palestinos, a la vicepresidencia de la Asamblea General de la ONU. Esta semana, la judía francesa Audrey Azoulay (e hija de un banquero) se convertía en la nueva directora de Unesco.
  4. Rehabilitar a Israel en los foros mundiales, a costa de su propio prestigio. Trump está logrando que EEUU recupere el estatus de paria que ganó a pulso en la era de Bush.
  5. Aunque no se atreve trasladar la embajada de EEUU a Jerusalén, Trump deja que Israel siga con sus proyectos. Él no hará reproches teatrales (al estilo de sus antecesores) contra su aliado.
  6. Preparar el terreno para abandonar el acuerdo nuclear con Irán, que es a petición de Israel (y a Arabia Saudi), aunque perjudique a EEUU.
  7. EEUU ya ha perdido la hegemonía en la agencia, ni siente necesidad en seguir en ella. La UESCO fue creada en 1945 por 37 naciones -sobre todo occidentales- con dos principales objetivos: la “desnazificación” de la educación en Europa y defender el sistema liberal capitalista frente al socialismo de la URSS. La situación cambia cuando en 1980 la mayoría de los cerca de 160 países que la componían eran de África y Asia y apostaban más por el bloque socialista que el capitalista. EEUU ya no veía utilidad en seguir pagando la factura de la UNESCO. Otro dato curioso: EEUU en 2003, mientras Bush era criticado por la invasión a Irak, regresó a la UNESCO tras 20 años de ausencia, como lavado de imagen. Ahora y en el aniversario del 11S, EEUU no ve necesidad de conciliarse con el mundo.
  8. Seguir con la política de retirarse de los convenios colectivos. Trump ya salió de la Convención de Medio Ambiente de París en junio. Quizás pretende que los antiguos tratados internacionales se rehicieran a la medida de los intereses actuales de EEUU, aunque ello cueste un desorden a nivel mundial. Desprecia abiertamente el principio de cooperación internacional con el fin de imponer su  arbitraria voluntad.
  9. EEUU así aumenta la presión sobre la ONU para que se “reforme”, acatando sus políticas. Sin su dinero, la UNESCO tendrá que cortar programas y recurrir a los voluntarios. Hoy, la gran mayoría de sus empleados cobran un buen suelo y viven en Europa.
  10. Poner en aprieto a otras potencias ‘pagadoras’: O se alinean con Trump o tendrán que cubrir el déficit presupuestario que deja Washington. Así es: ¡Quien paga, manada!
  11. Trump aparenta cumplir con su agenda económica, ahorrando unos cuantos dólares para convencer a los contribuyentes su buen hacer, mientras les quita el pan para financiar sus vacaciones. Al salir de la UNESCO, Estados Unidos podrá negarse a pagar los 500 millones de dólares que le debe.
Israel aspira a tener un escaño en el Consejo de Seguridad. Sus sólidas relaciones con los BRICS -gracias al negocio de armas e intercambio de inteligencia- pueden hacer realidad este sueño, mientras los palestinos – más huérfanos que nunca– temen que los demás países les hagan responsables del colapso de las instituciones internacionales.

 Aun así, el gesto de EEUU e Israel se debe a su frustración: es una reacción a la resistencia palestina y a la sincera y creciente solidaridad internacional con este pueblo."               (Nazanín Armanian , Público, 15/10/17)

Islandia sabe cómo acabar con las drogas entre adolescentes, pero el resto del mundo no escucha

"En mi paseo me acompañan Gudberg Jónsson, un psicólogo islandés, y Harvey Milkman, catedrático de Psicología estadounidense que da clases en la Universidad de Reikiavik durante una parte del curso.

 Hace 20 años, cuenta Gudberg, los adolescentes islandeses eran de los más bebedores de Europa. “El viernes por la noche no podías caminar por las calles del centro de Reikiavik porque no te sentías seguro”, añade Milkman. “Había una multitud de adolescentes emborrachándose a la vista de todos”.

Nos acercamos a un gran edificio. “Y aquí tenemos la pista de patinaje cubierta”, dice Gudberg.
Hace un par de minutos hemos pasado por dos salas dedicadas al bádminton y al pimpón. En el parque hay también una pista de atletismo, una piscina con calefacción geotérmica y, por fin, un grupo de niños a la vista jugando con entusiasmo al fútbol en un campo artificial.

En este momento no hay jóvenes pasando la tarde en el parque, explica Gudberg, porque se encuentran en las instalaciones asistiendo a clases extraescolares o en clubs de música, danza o arte. También puede ser que hayan salido con sus padres.

Actualmente, Islandia ocupa el primer puesto de la clasificación europea en cuanto a adolescentes con un estilo de vida saludable. El porcentaje de chicos de entre 15 y 16 años que habían cogido una borrachera el mes anterior se desplomó del 42% en 1998 al 5% en 2016. El porcentaje de los que habían consumido cannabis alguna vez ha pasado del 17 al 7%, y el de fumadores diarios de cigarrillos ha caído del 23% a tan solo el 3%.

El país ha conseguido cambiar la tendencia por una vía al mismo tiempo radical y empírica, pero se ha basado en gran medida en lo que se podría denominar “sentido común forzoso”. “Es el estudio más extraordinariamente intenso y profundo sobre el estrés en la vida de los adolescentes que he visto nunca”, elogia Milkman. “Estoy muy impresionado de lo bien que funciona”.

Si se adoptase en otros países, sostiene, el modelo islandés podría ser beneficioso para el bienestar psicológico y físico general de millones de jóvenes, por no hablar de las arcas de los organismos sanitarios o de la sociedad en su conjunto. Un argumento nada desdeñable.

“Estuve en el ojo del huracán de la revolución de las drogas”, cuenta Milkman mientras tomamos un té en su apartamento de Reikiavik. A principios de la década de 1970, cuando trabajaba como residente en el Hospital Psiquiátrico Bellevue de Nueva York, “el LSD ya estaba de moda, y mucha gente fumaba marihuana. Había un gran interés en por qué la gente tomaba determinadas drogas”.

La tesis doctoral de Milkman concluía que las personas elegían la heroína o las anfetaminas dependiendo de cómo quisiesen lidiar con el estrés. Los consumidores de heroína preferían insensibilizarse, mientras que los que tomaban anfetaminas preferían enfrentarse a él activamente. 

Cuando su trabajo se publicó, Milkman entró a formar parte de un grupo de investigadores reclutados por el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de Estados Unidos para que respondiesen a preguntas como por qué empieza la gente a consumir drogas, por qué sigue haciéndolo, cuándo alcanza el umbral del abuso, cuándo deja de consumirlas y cuándo recae.

“Cualquier chaval de la facultad podría responder a la pregunta de por qué se empieza, y es que las drogas son fáciles de conseguir y a los jóvenes les gusta el riesgo. También está el aislamiento, y quizá algo de depresión”, señala.

 “Pero, ¿por qué siguen consumiendo? Así que pasé a la pregunta sobre el umbral del abuso y se hizo la luz. Entonces viví mi propia versión del “¡eureka!”. Los chicos podían estar al borde de la adicción incluso antes de tomar la droga, porque la adicción estaba en la manera en que se enfrentaban a sus problemas”.


“¿Por qué no organizar un movimiento social basado en la embriaguez natural, en que la gente se coloque con la química de su cerebro –porque me parece evidente que la gente quiere cambiar su estado de conciencia– sin los efectos perjudiciales de las drogas?”

En la Universidad Estatal Metropolitana de Denver, Milkman fue fundamental para el desarrollo de la idea de que el origen de las adicciones estaba en la química cerebral. Los menores “combativos” buscaban “subidones”, y podían obtenerlos robando tapacubos, radios, y más adelante, coches, o mediante las drogas estimulantes.

Por supuesto, el alcohol también altera la química cerebral. Es un sedante, pero lo primero que seda es el control del cerebro, lo cual puede suprimir las inhibiciones y, a dosis limitadas, reducir la ansiedad.

“La gente puede volverse adicta a la bebida, a los coches, al dinero, al sexo, a las calorías, a la cocaína… a cualquier cosa”, asegura Milkman. “La idea de la adicción comportamental se convirtió en nuestro distintivo”.

De esta idea nació otra. “¿Por qué no organizar un movimiento social basado en la embriaguez natural, en que la gente se coloque con la química de su cerebro –porque me parece evidente que la gente quiere cambiar su estado de conciencia– sin los efectos perjudiciales de las drogas?”

En 1992, su equipo de Denver había obtenido una subvención de 1,2 millones de dólares del Gobierno para crear el Proyecto Autodescubrimiento, que ofrecía a los adolescentes maneras naturales de embriagarse alternativas a los estupefacientes y el delito. Solicitaron a los profesores, así como a las enfermeras y los terapeutas de los centros escolares, que les enviasen alumnos, e incluyeron en el estudio a niños de 14 años que no pensaban que necesitasen tratamiento, pero que tenían problemas con las drogas o con delitos menores.

“No les dijimos que venían a una terapia, sino que les íbamos a enseñar algo que quisiesen aprender: música, danza, hip hop, arte o artes marciales”. La idea era que las diferentes clases pudiesen provocar una serie de alteraciones en su química cerebral y les proporcionasen lo que necesitaban para enfrentarse mejor a la vida. Mientras que algunos quizá deseasen una experiencia que les ayudase a reducir la ansiedad, otros podían estar en busca de emociones fuertes.

Al mismo tiempo, los participantes recibieron formación en capacidades para la vida, centrada en mejorar sus ideas sobre sí mismos y sobre su existencia, y su manera de interactuar con los demás. “El principio básico era que la educación sobre las drogas no funciona porque nadie le hace caso. Necesitamos capacidades básicas para llevar a la práctica esa información”, afirma Milkman. Les dijeron a los niños que el programa duraría tres meses. Algunos se quedaron cinco años.  (...)"                      ( , El País, 07/10/17) 

Los gallegos sabíamos que se iba a producir un atentado en Barcelona... pero nos lo callamos para fastidiar

"(...) Ya tras la masacre yihadista se ha lanzado desde los medios subvencionados por la Generalitat que el gobierno español sabía del riesgo y no había advertido a los mossos. Entre los periodistas de más renombre en Cataluña está Antoni Bassas. 

Su artículo en ara.cat es un soberbio malintencionado ejercicio de amplío lo que quiero y oculto lo que no me conviene. Bassas dice que si la actuación de los mossos no ha sido perfecta es porque el gobierno español no le deja sentarse en las Mesas de Coordinación de la Lucha Antiterrorista Internacional.

En definitiva, viene a decir Bassas y otros muchos que el gobierno español estaba deseando que hubiera una masacre en Barcelona. Sólo desde un obsesivo odio se puede pasar por racional semejante majadería. Sería lo mismo que decir que Junts pel Sí quería un atentado para aparcar el 1-O y no se viera en septiembre que están perdiendo fuelle. Les parece soberanamente estúpido, ¿verdad? pues eso.

Bassas, afamado periodista aupado por TV3, es decir, por el dinero público de todos los catalanes y no sólo de la parte independentista, habla de tener competencias de verdad en el mismo párrafo que dice que Cataluña tiene una policía, un sistema de emergencias y unos hospitales preparados para responder eficazmente. Y sin ruborizarse.

No nombra en su artículo, como no lo ha hecho ningún catalanista en sus declaraciones y artículos, que los terroristas eran mayoritariamente jóvenes de Ripoll, que no hacía falta estar en ninguna mesa antiterrorista internacional para seguirles el rastro. Que estos jóvenes estuvieron en el sistema educativo catalán y crecieron rodeados de esteladas.

 Los catalanes no podemos culparnos por no haber detectado algo que, obviamente, se ha ido gestando de forma sumamente discreta. Pero culpar a otros de lo que es un error básicamente nuestro es de notable inmadurez.  (...)"             (Pedro Fernández, Alternativa Ciudadana Progresista, 04/09/17)

16.10.17

“En cuanto Bruselas fuerce de nuevo la austeridad, España volverá a la situación de 2010”

"(...) el profesor australiano Bill Mitchell, que acaba de publicar junto al italiano Thomas Fazi Reclaiming the State, una llamada a la recuperación de las políticas económicas estatales como base para democratizar una sociedad que continúa el proceso involutivo impulsado por la globalización neoliberal. Mitchell es uno de los impulsores de la Teoría Monetaria Moderna.

El futuro de España sigue siendo sombrío. ¿Cómo pueden afectarnos los cambios parlamentarios en Alemania?  

España ha disfrutado estos últimos años de la posibilidad de mantener un déficit público por encima del límite establecido por el Pacto de Estabilidad y Crecimiento. La troika hizo la vista gorda para evitar que se castigara en las últimas elecciones al Partido Popular por las políticas de austeridad aplicadas. Por eso España ha crecido últimamente.  (...)

El peligro para Europa llegará verdaderamente cuando, como es probable, Jens Weidmann sustituya a Mario Draghi en la presidencia del Banco Central Europeo (BCE). Draghi representa el pragmatismo; con él, el BCE ha actuado fundamentalmente como un agente fiscal, manteniendo el barco del euro a flote.

 Pero Weidmann está mucho más ideologizado y podría poner fin a la Expansión Cuantitativa (QE, por sus siglas en inglés: Quantitative Easing). De hecho, si analizamos los mayores factores de riesgo, podríamos concluir que este es, sin duda, el mayor de ellos.

El final del QE para un país como España sería letal, solo hace falta recordar el período 2010-2012… 

 En cuanto Bruselas se ponga dura con España y fuerce de nuevo la puesta en marcha de las políticas de austeridad, España será historia y volverá a recorrer esa espiral infernal en la que se encuentra ahora Grecia. Todos los países que han sobrevivido lo han hecho gracias al mencionado QE, financiando los déficits por la puerta de atrás. 

Si Bruselas se pone exigente de nuevo, España volverá a la situación del 2010, a otro ciclo de crisis que tendrá que enfrentar mucho más debilitada de lo que lo estaba por entonces, ya que todavía no se ha recuperado de la anterior.

Autores como usted abogan por una salida del euro. En España hay mucho miedo en este sentido: se recuerdan los años setenta y ochenta, con tasas altísimas de inflación y se argumenta, además, que la dictadura franquista nos sumió en un enorme atraso. Nadie quiere volver a los años cincuenta… 

La historia y la cultura son extremadamente importantes, es verdad. Piensa en Grecia, que fue una dictadura militar y para la que el pasado genera también mucho miedo. Pero la inflación de los años setenta, que fue mundial, no tuvo nada que ver con eso, ni con el pasado dictatorial de España, ni con un exceso de déficits, sino con el incremento de los precios del petróleo por la OPEP; de hecho, se trató del primer shock de oferta vivido en el mundo.

Fíjate en todos los países que en estos momentos mantienen déficits importantes porque cuentan con la posibilidad de emitir su propia moneda: ¿ves que alguno de ellos tenga unos niveles dramáticos de inflación? Cada país tiene su pasado bien interiorizado, y de la gente depende que dicho pasado no se repita, pero la idea de la soberanía monetaria no tiene nada que ver con eso.

Pero otorgar a los políticos la capacidad de crear dinero podría ser peligroso en términos económicos… 

Sin duda, se trata de una posición frecuentemente expresada: “No puedes confiar en tus políticos”. ¡Pero sí confiasteis en ellos para poner en marcha las políticas de austeridad! Y ya habéis visto los resultados… Creo que la calidad de los políticos es un reflejo del nivel de implicación de los ciudadanos en la política. 

La ciudadanía ha de forzarles a que cumplan la ley. Y España puede hacerlo: se trata de un país con unos niveles de educación relativamente elevados, nada que ver con el país pobre que fue en los años cincuenta, sesenta y setenta. ¿Realmente podemos imaginarnos una dictadura militar ahora mismo en España?  (...)"                         (Entrevista a Bill Mitchel, CTXT, 11/10/17)

Los sindicatos (británicos) exigen recuperar la propiedad pública del sector energético

"El Congreso anual de la Unión de los sindicatos británicos (Trade Union Congress-TUC) votó una resolución importante sobre el cambio climático pidiendo que el sector energético vuelva a ser propiedad pública y esté sometido a un control democrático.

La resolución, votada por unanimidad, llama a la Confederación Nacional -que cuenta con 5,7 millones de miembros- a trabajar con el Partido Laborista para alcanzar este objetivo y aplicar un programa masivo para la conservación de la eficiencia energética. 

La resolución se pronuncia a favor de la creación de un grupo depresión cuya finalidad sea conseguir una estrategia de “transición justa” para las trabajadoras y trabajadores afectados e impulsar las investigaciones sobre los riesgos a largo plazo que suponen las inversiones en combustibles fósiles para los fondos de pensiones.

El manifiesto electoral de 2017 del Partido Laborista “For the Many, Not the Few” (A favor de la mayoría, no de unos pocos) destaca el fracaso de la privatización de la energía, la debilidad de la política energética, la necesidad de cumplir los compromisos del Reino Unido respecto al clima y de lograr que un 60 % de su energía alcance en 2030 el objetivo de cero carbono o que sea obtenida de fuentes renovables.

Esta declaración se comprometía también a que la energía vuelva a ser de propiedad pública para promover la energía renovable, a un precio asequible para los consumidores y bajo control democrático. El manifiesto llama a la creación de compañías de energía “públicas, responsables localmente y cooperativas para competir con los suministradores de energía privados existentes”. (...)"                (Viento Sur, 03/10/17)

La España del Trankimazin: la ansiedad es la última epidemia. España es el país con más consumo de sedantes de Europa

"(...) Hoy sabemos que hay personas con mayor predisposición a sufrirla por cuestiones genéticas. También que el entorno social puede provocarla. Y por supuesto, la vida de cada uno. Pero durante los últimos años la ansiedad ha trascendido la puerta de las consultas médicas hasta convertirse en una epidemia social.

Nunca antes había habido tantos episodios de ansiedad, tan visibles ni de los que se hablase tanto. En España somos líderes en consumo de ansiolíticos: al menos una de cada 10 personas sufre estos síntomas, según la OMS. 

De acuerdo con las últimas encuestas, la ansiedad ya es el problema mental más citado por los españoles. Y no sólo es un motivo de preocupación sanitaria: este mal -y sus consecuencias- nos cuesta el 2% del PIB anual. (...)

Si la depresión fue el mal del cambio de siglo, la ansiedad se ha convertido en la enfermedad de nuestra era. Hoy vivimos en la España del Trankimazin.

Si está leyendo esto y asintiendo afirmativamente, caben dos opciones: o es usted del club de los que la sufren -o la ha sufrido- o es de los que ha escuchado a amigos hablar de sus problemas con ella, algo cada vez má s habitual. 

En el tiempo que este periodista ha tardado en escribir este reportaje, un colega de profesión se ha ofrecido a contarle cómo gestionó sus problemas de ansiedad, un amigo le ha explicado cómo empezó a correr porque era la única forma en la que controlaba, otro le ha recomendado un libro sobre meditación, una amiga se ha quejado de una crisis que tuvo en la oficina por estrés y otra que sufría taquicardias le ha anunciado que las pruebas cardiológicas son correctas, pero que el médico la ha derivado al psiquiatra porque cree que -por supuesto- es un problema de ansiedad.

Nadie conoce mejor la enfermedad que Mayca Padilla. Ya lleva tres décadas conviviendo con ésta en su formato más severo. Nacida en Almería, vive en Barcelona desde finales de los 70. Hoy tiene 62 años y se dedica a limpiar oficinas. Mayca cuenta que apenas un par de días antes de hablar con ella ha sufrido su última crisis.

 Una discusión con un empleado de mantenimiento del edificio en el que trabaja le hizo descontrolarse y chillar. Después llegó «el subidón», la presión en el pecho y la respiración entrecortada e imposible por momentos. «Y sé que todo es mental. Pero casi me caigo al suelo», cuenta. (...)

El detonante en el sector fue el libro que en 2014 publicó el periodista Steve Stossel, director de la revista The Atlantic. En Ansiedad: miedo, esperanza y la búsqueda de la paz interior (Ed. Seix Barral), Stossel no sólo hace un divulgativo recorrido por este trastorno y por cómo sólo se ha empezado a estudiarlo realmente en las últimas dos décadas, sino que narra su propia experiencia. 

Un paciente con un caso severo de ansiedad combatido a lo largo de su vida sin éxito con todo tipo de tratamientos y fármacos. Un periodista prestigioso obligado a tomarse un batido de pastillas y whisky, hasta llegar casi a la inconsciencia, para poder hablar en público.

El de Stossel no ha sido el único testimonio similar. También han contribuido a la visibilidad de estos problemas numerosos personajes famosos que han hablado abiertamente de ello. La actriz Lena Dunham, de 31 años, es uno de los mejores ejemplos: no solamente ha contado que la ansiedad le ha seguido a lo largo de su vida «como una mala amiga que reaparece para vengarse cada vez de una forma diferente», sino que además escribió, protagonizó y dirigió durante siete temporadas la exitosísima Girls, la serie en la que la protagonista también la sufre.  (...)

El resultado de todo esto es que la ansiedad se ha revelado como el mal del siglo XXI: tanto por su prevalencia como por su creciente visibilidad y la reducción de ese tabú que suponía, del estigma social de estar mal de la cabeza.

 En Google se busca hasta 10 veces más el término ansiedad que depresión. Y desde 2011 los temas relacionados con esta también superan con creces en búsquedas a los que tienen que ver con la depresión, que era la enfermedad mental por excelencia y la primera que empezamos a compartir públicamente.

Algunos ya hablan de los millennial como la generación ansiosa, por el incremento que ha tenido en los jóvenes. En Estados Unidos, Lena Dunham es el paradigma. Allí las estadísticas muestran a la generación menor de 30 años más ansiosa de las últimas ocho décadas.  (...)

En sus 30 años de ansiedad y depresión, Mayca ha ido completando su particular colección de fobias. Hasta hace un año no era capaz de entrar a un bar a tomar café sola. Sabe nadar pero no es capaz si no hace pie. Si el metro va lleno necesita quedarse en una esquina junto a la puerta, donde vea una vía de escape. Tiene miedo a las cucarachas y a los insectos pequeños. Sufre agorafobia y claustrofobia. También TOC (trastorno obsesivo compulsivo), que la obliga a necesitar que esté todo correctamente colocado...  

El resultado, confiesa, es que sólo se siente «tranquila», sólo se siente «bien», cuando está en su casa «y haciendo las cosas» que le llenan». Entre ellas, cuenta, ayudar a otras personas. Por eso forma parte de la asociación catalana Assadegam, de pacientes con trastornos de ansiedad, única en España, en la que tratan de apoyarse unos a otros con terapias colectivas de grupo y además promoviendo una mayor concienciación.

El suyo es uno de esos casos severos. Pero son los episodios leves y moderados los que sí se han disparado durante los últimos años. Los que los médicos consideran «trastornos reactivos o de adaptación»,  (...)

La crisis ha sido un detonante de este ascenso. Las pérdidas que ésta ha supuesto han propiciado ese aumento de situaciones en las que no nos adaptamos a los cambios. Pero vivimos hoy en una sociedad que además fomenta la ansiedad . La aceleración, el estrés, la competitividad y las enormes expectativas y la frustración de no alcanzarlas azuzan el malestar

 Y el hedonismo, que ha «venido para quedarse», como dice el psiquiatra Bobes. Una sociedad que quiere disfrutar, que sólo aspira a disfrutar. Sobre todo una sociedad, como apunta el psicólogo Guillermo Fouce, al frente de la Fundación Psicólogos Sin Fronteras, en la que directamente no deseamos que haya emociones negativas, en la que se ha vendido, marketing puro, la idea de la felicidad, de que en la vida no podemos sufrir diferentes episodios o fases negativas.

Como explica Fouce, hemos llegado a un punto en el que «lo que se intenta es huir de cualquier tipo de problema de una manera superficial. No entendemos ni asumimos las frustraciones y lo queremos resolver todo con una pastilla».

 Y cuando eso sucede, cuando estamos metidos en ese túnel, sin pararnos a observar a los lados o atrás, es cuando irrumpe un día en nuestras vidas la ansiedad. Ese día en el que el cuerpo se tensiona, el pulso se acelera, se contrae el pecho y cuesta respirar como si fuésemos Dwan en la zarpa de King Kong y éste hubiera perdido su bestial sutileza.  (...)

Los especialistas como Cano alertan del círculo vicioso que se produce en la sanidad española. Un paciente con episodios de ansiedad acudirá al médico de cabecera, que en una consulta de apenas cinco minutos recetará un ansiolítico o derivará a Psiquiatría y a una lista de espera de meses.

 En el estudio que se ha realizado se medía cómo cambiaba la ecuación introducir más psicólogos en la atención primaria. «Hemos visto que hay un índice de recuperación del 70% frente al del tratamiento habitual con pastillas, que es del 30%», destaca Cano. (...)"              (David López Canales, El Mundo, 24/09/17)

Empleo no quiere que conozcas detalles del medio millón de accidentes de trabajo al año

"(...) Cada día de 2016 se produjeron 1.547 incidentes con baja del trabajador, la cifra más elevada en los últimos cinco años. (...)

El Ministerio de Empleo registra cada uno de estos accidentes con todo lujo de detalles, recopilando desde datos anonimizados del trabajador y de la empresa hasta la causa, el tipo de lesión y el resultado final del incidente. Sin embargo, el departamento dirigido por Fátima Báñez no quiere compartir esta valiosa información –solicitada por El Confidencial–(...)

 Empleo se ha sumado así a la oleada de recursos ministeriales contra decisiones del Consejo de Transparencia y Buen Gobierno (CTBG) para seguir ocultando información pública considerada como relevante para la rendición de cuentas. De los 67 casos judiciales emprendidos contra decisiones del CTBG, 46 se han iniciado a instancias de una institución o empresa pública, demandando de esta forma a otra administración pública, el Consejo de Transparencia. (...)"       (El Confidencial, 15/10/17)

13.10.17

En plena segunda fase de la Gran Recesión (2018-2019) será cuando los independentistas separatistas plantearán de verdad la DUI

"(...) ¿Qué hacer entonces?

Parto de una premisa. El diálogo propuesto por los independentistas es un falso señuelo. Aspiran en realidad a cumplir con su épica final, la independencia. A partir de esta conjetura, ¿cómo debería actuar el ejecutivo central? Con tremenda inteligencia emocional, encaminada a desinflar sus apoyos aquí y allá, en Cataluña, Europa y el resto del mundo. 

La aplicación del artículo 155 ahora sí que sería contraproducente. Hace varios meses era la solución, en el momento actual es un error de bulto.

¿La alternativa? Vale, lo asumo. Igual es necesario propuestas encima de la mesa, con luz y taquígrafos, sobre el sistema territorial patrio, incluso sobre la financiación autonómica, reforzando un principio fundamental, el de la solidaridad. 

Pero, ¿les doy mi opinión? Los independentistas ya no quieren saber nada de eso, ni nosotros se lo podemos dar. Además, cuando se desate la segunda Fase de la Gran Recesión, las tensiones en nuestro país aumentarán, no solo en Cataluña. Aprovechemos la oportunidad que nos da el desafío independentista para buscar una solución óptima para todos. Seamos valientes.

Ya saben mi opinión. Se necesita una refundación del Estado, una enmienda a la totalidad de nuestra querida España. Ello pasa por un proceso constituyente amplio de regeneración. El problema de Cataluña y del resto de España es el de una desigualdad autodestructiva, fruto de ciertos privilegios que aportan beneficios, riqueza y poder. 

Esos privilegios se han ganado en base a favores, a la actuación de lobbies, de rentistas, con la connivencia del entramado institucional. Basta ya de subsidiar a grupos de presión, o a ciertos grupos electoralmente influyentes. Basta ya de leyes que benefician a oligopolios y monopolios patrios. 

Basta ya de que los ciudadanos españoles no seamos iguales ante la ley. Basta ya de tanta corrupción. Aquellos que aspiren a dirigir la España democrática, incluida Cataluña, tienen la obligación de someter a la consideración del pueblo español sus proyectos para refundar el Estado. Si se actúa así, el independentismo se desinflará como un suflé.

Sin embargo, ¿les digo la verdad? Nada de eso pasará. Los nacionalismos tienen eso, enarbolarán cada uno su bandera, y no habrá regeneración alguna. Puede incluso que sobreactúen. Y al final, en plena segunda fase de la Gran Recesión, todo terminará enconado y, ahí sí, los independentistas separatistas plantearán de verdad la DUI."                 ( Juan Laborda  , Vox Populi, 12/10/17)

La prensa internacional no entiende nada. Periodistas del New York Times bautizan el presidente como "Fudgemont"


"Periodistas del New York Times bromearon con el anuncio del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que ha propuesto suspender unas semanas la declaración de independencia por "comenzar una etapa de diálogo".

El periodista Jason Horowitz ha bautizado el presidente como "Fudgemont" en alusión a la poca concreción de su anuncio. "Después de un discurso confuso, Puigdemont se gana el apodo de 'Fudgemont' de Jason Horowitz", escribe el corresponsal del diario estadounidense en Madrid, Raphael Minder.

Minder también remarca que "los separatistas catalanes de la CUP se alejan del Parlament hasta que Puigdemont declare la plena independencia..." y se pregunta si es un "pensamiento ilusorio" tras la decisión tomada por Puigdemont.

La crónica del New York Times remarca la "confusión" que ha creado el anuncio del presidente de la Generalitat así como que "frustró a algunos de sus aliados", en referencia a la CUP. "Puigdemont no recibió ningún aplauso de los diputados secesionistas de extrema izquierda", añade."         (e-notícies, 11/10/17)

 Raphael Minder @RaphaelMinder
 
After confusing speech, Catalonia's Puigdemont wins "Fudgemont" nickname from @jasondhorowitz. tks@PatrickKingsley https://nyti.ms/2yUE5jI