22.11.17

Seis años de Rajoy. Un balance terrible: un formidable empobrecimiento de una parte sustancial de la población española, el descenso sistemático de los salarios, la ruina personal y social de millones de jóvenes. El crecimiento del PIB se ha producido también gracias a eso

"(...) (Rajoy) cuando la crisis arreciaba y hacía que el índice de desempleo superara el 27 % de la población, con 6 millones de parados a mediados de 2013, salió adelante. No porque se convirtiera de repente en un líder carismático en el que la gente creía a pesar de todas sus desgracias, ni porque encontrara fórmulas originales y eficaces para hacer frente al desastre.

 Sino porque tuvo la suerte de que España estaba en Europa, en esa Europa a la que Rajoy nunca había prestado mucha atención. Y porque Europa no podía permitir que España terminara como había terminado Grecia, porque eso habría acabado con el euro y quien sabe si también con la Unión.

Y la UE, con Angela Merkel a la cabeza cobijó a Rajoy y dirigió sus pasos. Simplemente porque no tenía más remedio. Permitió un rescate bancario que no cumplía con las reglas comunitarias porque tenía que evitar que España entrara en suspensión de pagos. 

Toleró que el gobierno español incumpliera sus compromisos de déficit. Y tragó con que el Banco Central Europeo abriera el grifo del dinero y proporcionara liquidez prácticamente sin límites a nuestro sistema financiero, aunque es cierto que también al italiano y al portugués, entre otros. Y en eso sigue.

Como los precios del petróleo, que se mantienen en niveles muy soportables, y sobre todo que no crecen, desde hace unos cuantos años. Ese ha sido otro gran aliado de Rajoy, otra de las claves del crecimiento del PIB que se registra desde principios de 2014. 

También la crisis política de buena parte de nuestros competidores mediterráneos, que ha dado alas a nuestra industria turística. Pero por delante de todas ellas algo que nunca figura en un lugar destacado de los análisis oficiales y que ocultan sistemáticamente los medios de comunicación fieles al presidente y sus estrellas: el formidable empobrecimiento de una parte sustancial de la población española, el descenso sistemático de los salarios, la ruina personal y social de millones de jóvenes, postergados por la falta de oportunidades para insertarse en condiciones en el mercado laboral. El crecimiento del PIB se ha producido también gracias a eso.

La crisis golpeó a los más débiles, aunque sectores no despreciables de las clases medias también se vieron muy golpeados por ella. Rajoy ha hecho algo por estos últimos, pero nada por los primeros, salvo agravar su situación mediante extraordinarios recortes del gasto en servicios sociales que tienen toda la pinta de seguir ahí todo el tiempo que haga falta.

 Por el contrario, el presidente del gobierno se ha ocupado a fondo en que los más pudientes estuvieran contentos con su gestión. Recortándoles los impuestos, concediéndoles una amnistía fiscal y sobre todo protegiendo sin límites los intereses de los bancos y de las grandes empresas, manteniendo todo tipo de apoyos fiscales y subvenciones, tolerando prácticas oligopólicas y haciendo todo lo que podía, entre otras cosas poner mucho dinero, para que no se marcharan las multinacionales, que hoy por hoy controlan lo sustancial de nuestra industria. (...)

Es seguro que para muchos españoles nada de lo anterior marca la de nuestro presidente del gobierno, sino que el signo indeleble de su gestión es su comportamiento ante la corrupción de su partido, y puede que hasta de él mismo. Y es posible que tengan razón. 

Por varios motivos. Pero sobre todo por uno. Porque las prácticas corruptas y la falta de respuesta a las mismas por parte del PP y del gobierno a lo largo de demasiados años han envilecido la política y la vida pública española hasta el punto de que ya parece imposible que vuelvan a un mínimo aceptable. Eso también está en el balance de estos seis años de Rajoy."                 ( 

Todos los cambios políticos europeos hunden sus raíces en las dos crisis más importantes del continente: la del euro y la de los refugiados. Con la crisis de la deuda, los ciudadanos dejaron de creer en las promesas de bienestar de la Unión; con la de los refugiados, en las de seguridad, ley y orden... la causa probable de la desintegración europea

"Europa está viviendo la magia del comienzo, el principio de espectaculares experimentos políticos. Pasada la fantasía apocalíptica del año del Brexit, en el continente crece la esperanza de un renacimiento impulsado por nuevos líderes y nuevas ideas.

En Francia, un hombre ha barrido el sistema que, a lo largo de varias décadas, creció y se marchitó. La imagen del recién elegido Macron entrando en el patio iluminado del Louvre se ha convertido en el emblema de los nuevos tiempos, y sus ideas, en un manifiesto de confianza para un continente abatido.

Con una acrobacia política igualmente espectacular, Sebastian Kurz ha logrado revolucionar la situación en Austria. La joven estrella de este país tan importante estratégicamente, situado en el umbral de Europa del Este, es el segundo portador de esperanza de la nueva era.

Mientras tanto, Alemania experimenta con una nueva y moderna variante del poder. La excitante incertidumbre de los precursores sigue envolviendo también a la coalición Jamaica.  (...)

Pero la magia del principio suele ofuscar la mente. Un examen sobrio de la nueva situación muestra que las opciones creativas para llegar al poder o conservarlo son, ante todo, un signo de debilidad. Todas ellas hunden sus raíces en las dos crisis más importantes del continente: la del euro y la de los refugiados.

 Ambas han sido la causa del persistente desplazamiento del voto a lo largo de una década.
Los populistas han conquistado los votos de la izquierda y de la derecha que ahora faltan en el centro para formar mayorías tradicionales.  (...)

En casi toda Europa, el equilibrio político está sometido a presión. También en España, en Holanda y en Escandinavia, por no hablar del este del continente. Prácticamente en todos los países, a las fuerzas moderadas proeuropeas les cuesta más encontrar mayorías. Por eso, al final se salvan mediante las innovaciones políticas.

En Italia se pueden observar las posibles repercusiones en caso de que una de estas innovaciones fracase. El ex primer ministro Matteo Renzi fue el primer Macron de Europa.  (...)

Transcurrido un año desde la caída del ex primer ministro, en Italia se abre un precipicio político.(...)

 Seguramente la primera fuerza será Cinco Estrellas, el ideológicamente difuso movimiento contrario a los partidos de las élites.  (...)

La tercera economía de la UE se podría perder como socio estable para el renacimiento de la Unión.
Italia enseña lo que está en juego. Las fuerzas proeuropeas tienen que aprovechar su última oportunidad de construir un futuro. 

Si no lo hacen, el panorama político del continente amenaza con convertirse en impredecible. Sin embargo, esto no quiere decir que la defensa de Europa deba ser un fin en sí mismo. Los partidos tienen que convencer a los electores de que ofrecen una alternativa mejor que el nacionalismo.

Porque, desde que la Unión Europea se deslizó en sus crisis para, a continuación, dedicarse a predicar palabras vacías en lugar de a equipar al continente económicamente y en materia de seguridad, mucha gente lo duda. Con la crisis de la deuda, los ciudadanos dejaron de creer en las promesas de bienestar de la Unión; con la de los refugiados, en las de seguridad, ley y orden. (...)"          ( es redactor jefe de Internacional de Die Welt, El País, 20/11/17)

Segundo aviso de la comunidad científica mundial a la humanidad... y sus propuestas

"Hace 25 años, la asociación norteamericana Union of Concerned Scientists y más de 1500 científicos independientes, incluyendo la mayoría de los Premios Nobel en Ciencias que vivían entonces, escribieron “La Advertencia de los Científicos del Mundo a la Humanidad”, 1992. 

Estos profesionales preocupados, reclamaron a la humanidad que frenase la destrucción ambiental y avisaron de “sería necesario un gran cambio en nuestra forma de cuidar la Tierra y la vida sobre ella, si quería evitarse una enorme miseria humana...”. 

En su manifiesto, mostraban que los seres humanos estaban en rumbo de colisión con el mundo natural. Expresaron preocupación acerca de daños actuales, inminentes y potenciales sobre el planeta Tierra por: La destrucción de la capa de ozono, la disponibilidad de agua dulce, el colapso de la pesca marina, el incremento de zonas muertas en los océanos, la pérdida de masa forestal, la destrucción de biodiversidad, el cambio climático y el crecimiento continuado de la población. 

Proclamaron que cambios fundamentales eran urgentes y necesarios para evitar las consecuencias que nuestro actual rumbo podrían acarrearnos.

Los autores de la declaración de 1992 temían que la humanidad estaba empujando a los ecosistemas de la Tierra más allá de su capacidad de soportar la red de la vida. Describieron cuán rápido nos estábamos aproximando a muchos de los límites de lo que el planeta puede tolerar sin daños serios e irreversibles. 

Los científicos alegaron que deberíamos estabilizar la población, describiendo como la enorme cifra - que ha crecido en 2000 millones desde 1992, un incremento del 35 % - ejerce una presión sobre la Tierra que puede aplastar otros esfuerzos para conseguir un futuro sostenible (Crist et al. 2017). Imploraron que redujéramos las emisiones de gases efecto invernadero (en adelante, GEI) y eliminásemos los combustibles fósiles, redujéramos la deforestación y revirtiéramos la tendencia de extinción de la biodiversidad.

En el 25º aniversario de su llamada de atención, miramos hacia atrás a su alarma y evaluamos la respuesta humana, analizando la evolución en el tiempo de los indicadores disponibles. Desde 1992, con la excepción de que se ha estabilizado la capa de ozono, la humanidad ha fracasado en hacer suficientes progresos para resolver esos retos ambientales previstos y, de manera muy alarmante, en la mayoría de ellos, estamos mucho peor que entonces.

 Especialmente preocupante es la trayectoria actual del catastrófico cambio climático de origen humano debido a las crecientes emisiones de GEI procedentes de la quema de combustibles fósiles (Hansen et al. 2013), la deforestación (Keenan et al. 2015) y la producción agrícola - principalmente por la ganadería de rumiantes y el consumo de carne (Ripple et al. 2014). 

Además, hemos desatado un evento de extinción masiva de especies, la sexta en unos 540 millones de años, mediante la cual muchos de las actuales formas de vida podrían ser aniquiladas o, como poco, comprometidas a la extinción hacia el final de este siglo.

Por la presente, damos un Segundo Aviso a la Humanidad (...). Estamos poniendo en peligro nuestro futuro por nuestro desproporcionado consumo material y por no darnos cuenta de que el alocado crecimiento de la población mundial es el principal impulsor detrás de la mayoría de amenazas ecológicas e, incluso, societales (Crist et al. 2017).

 Con su fracaso en limitar adecuadamente el crecimiento de la población, en reevaluar el papel de una economía enraizada en el crecimiento permanente, en reducir la emisión de GEI, en incentivar la energía renovable, en proteger el hábitat, en restaurar los ecosistemas, en parar la extinción de fauna, en frenar las especies invasivas, la humanidad no está tomando los pasos urgentes que necesitamos para salvaguardar nuestra muy amenazada biosfera.

Puesto que la mayoría de líderes políticos responde a la presión, los científicos, los medios de comunicación y los ciudadanos deben insistir en que sus gobiernos pasen a la acción inmediata, como un imperativo moral hacia las actuales y futuras generaciones, humanas y de otras formas de vida. Con una marejada de esfuerzos desde organizaciones surgidas desde el pueblo, la obstinada oposición puede ser superada y los líderes políticos se verán obligados a hacer lo correcto.

 Es también el momento de reexaminar y modificar nuestros comportamientos individuales, incluyendo nuestra propia reproducción (idealmente, al nivel de reemplazo, 2 hijos por mujer, como máximo) y reducir drásticamente nuestro nivel de consumo per-cápita de combustibles fósiles, carne y otros recursos.

La rápida reducción mundial de las sustancias que destruían la capa de ozono nos muestra que podemos hacer cambios positivos cuando actuamos de manera decidida. También hemos hecho avances importantes para reducir la pobreza extrema y el hambre (www.worldbank.org). 

 Otros progresos notables incluyen: rápida reducción de las tasas de fertilidad en muchas regiones mediante políticas educativas entre mujeres y jóvenes (www.un.org/esa/population), la prometedora reducción de la tasa de deforestación en algunas regiones y el rápido despliegue de energías renovables.

 Hemos aprendido mucho desde 1992, pero el progreso de los cambios necesarios y urgentes en políticas ambientales, comportamiento humano y reducción de las inequidades globales está, todavía, lejos de ser suficiente.

Las transiciones hacia la sostenibilidad se pueden producir de diferentes maneras, pero todas requieren presión de la sociedad civil y argumentaciones basadas en evidencias, liderazgo político, políticas adecuadas, mercados y otras consideraciones. Ejemplos de acciones diferentes y efectivas que la humanidad puede tomar para la transición a la sostenibilidad incluyen (sin presumir orden de importancia o urgencia):
Priorizando la promulgación de grandes reservas protegidas de una proporción significativa de los hábitats terrestres, marinos, de agua dulce y aéreos de todo el mundo;
Mantenimiento de los servicios ecosistémicos de la naturaleza parando la conversión de selvas, bosques, pastizales y otros hábitats naturales;
Restaurar comunidades con plantas autóctonas a gran escala, principalmente, bosques;
Devolver a la naturaleza salvaje zonas con especies nativas, especialmente con depredadores ápice, para recuperar procesos y dinámicas ecológicos;
Implementar políticas adecuadas para remediar la extinción de especies animales, la caza furtiva y la explotación y comercio de especies amenazadas;
Reducir el desperdicio de alimentos mediante educación y mejores infraestructuras;
Promover un cambio hacia dietas más vegetales y menos animales;
Promover la reducción adicional de los índices de fertilidad procurando que mujeres y hombres tengan acceso a la educación reproductiva y a los servicios voluntarios de planificación familiar, especialmente, en lugares donde falten tales recursos;
Aumentar la educación ambiental para niños y fomentar un mayor aprecio por la naturaleza por parte de la sociedad.
Desinvertir en inversiones monetarias e invertir en iniciativas que promuevan cambio ambiental
Idear y promover tecnologías no contaminantes y adoptar masivamente energías renovables y, simultéaneamente, eliminar subvenciones a la producción de energía con combustibles fósiles.
Revisar nuestra economía para reducir desigualdades y asegurarse que precios, impuestos y sistemas de incentivos tengan en cuenta los costes reales que nuestro patrón de consumo imponen en nuestro medio ambiente; y
Evaluar de manera científica el tamaño de población humana sostenible a largo plazo y pedir a las naciones y a sus líderes que apoyen ese objetivo vital.
Para prevenir pérdidas catastróficas de biodiversidad y un deterioro generalizado de las condiciones de vida humana, la humanidad debe poner en práctica una forma de vida más sostenible ambientalmente que la actual (“business as usual”). Esta receta ya fue bien articulada hace 25 años por los científicos del mundo, pero en la mayoría de los temas, no hemos escuchado su llamada de atención.

Pronto será demasiado tarde para cambiar el rumbo de la actual trayectoria que nos lleva al fracaso y nos estamos quedando sin tiempo. Debemos reconocer, en nuestras vidas diarias y en nuestras instituciones de gobierno, que la Tierra con toda su vida es nuestro único hogar.

Manifiesto firmado por 15 364 científicos de 184 países.

Autores: William J. Ripple, Christopher Wolf, Mauro Galetti, Thomas M Newsome, Mohammed Alamgir, Eileen Crist, Mahmoud I. Mahmoud, William F. Laurance"          (Viento Sur, 20/11/17)

25.000 cambios de compañía eléctrica se hacen sin el conocimiento del usuario. Muchos de los usuarios engañados son personas ancianas que caen con más frecuencia en las trampas que tienden los vendedores

"Las compañías eléctricas vuelven a estar en el disparadero por cometer abusos en la venta de electricidad a los usuarios.

 La Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC), encargada de la supervisión del sector, ha detectado alrededor de una docena de fraudes cometidos por las compañías comercializadoras de luz y está a punto de incoar expedientes contra las mismas, según fuentes familiarizadas con la investigación.

Estos excesos, estudiados por la CNMC tras recibir denuncias de particulares víctimas del abuso, se han constatado después de que el propio organismo presidido por José María Marín Quemada incoara siete expedientes sancionadores el pasado mes de marzo contra Endesa, Iberdrola, Gas Natural Fenosa y Viesgo por clientes que sufrieron un cambio de comercializador sin haber dado su consentimiento

Las nuevas investigaciones revelan que los fraudes comprobados van a más.
La compañía más castigada en su momento por el regulador fue Endesa, con 100.000 euros (cinco multas de 20.000 euros por cuatro expedientes distintos). Iberdrola recibió una multa de 30.000 euros, mientras que a Viesgo y Gas Natural se las sancionó con 15.000 y 10.000 euros, respectivamente. 155.000 euros en total. 

Se trata de sanciones calificadas como leves y cuya cuantía es muy baja en términos disuasorios, dado el volumen de recursos y facturación de estas compañías.

25.000 fraudes al año

Estos expedientes son solo una parte muy pequeña del fraude que se comete en los cambios de comercializadora. Según las estimaciones de la propia CNMC, alrededor de 25.000 cambios de compañía que vende electricidad se hacen sin el conocimiento del usuario, lo cual supone infracciones de la Ley 24/2013 del sector eléctrico y del sector de hidrocarburos. Esto supone un 2,5% del millón de cambios de comercializadora que se hacen en España anualmente.

Solo un pequeño porcentaje de las víctimas de estos abusos denuncia, normalmente a través de organizaciones de consumidores, y solo en un número aún menor se puede demostrar el fraude, explican agentes del sector en unas jornadas organizadas por la CNMC sobre la cuestión.

El principal problema es que muchos de los abusos se producen por parte de subcontratas de las grandes eléctricas que envían comerciales puerta a puerta a los domicilios de particulares y tratan de convencer a los usuarios con engaños y mentiras, como ha podido comprobar El Confidencial en varios casos. (...)

La triquiñuelas suelen buscar llevar al cliente hacia una determinada compañía comercializadora y que firme un contrato en mercado libre, fuera de la tarifa regulada. Para ello, se inventan averías técnicas, optimización en la factura y otro tipo de falsedades. En muchos casos, se obvia que son ofertas para cambiar de compañía e incluso se simulan situaciones que acreditan una problemática inventada que empuje al usuario a firmar un documento.

La mayoría de usuarios ni detecta el engaño, dado el elevado desconocimiento imperante sobre la factura de la luz. Siete de cada 10 españoles no saben si su tarifa eléctrica está en mercado regulado o libre, ni qué potencia contratada tienen, según una encuesta publicada recientemente por la CNMC. Muchos de los usuarios engañados son personas ancianas que caen con más frecuencia en las trampas que tienden los vendedores.  (...)

La desigualdad informativa es aprovechada por las comercializadoras para mover a los clientes a mercado libre, donde tienen una mayor capacidad para obtener márgenes más elevados.

 El regulador también ha detectado que los engaños llegan a consumidores vulnerables, a los que se insta a contratar una factura en mercado libre, según explican fuentes cercanas al supervisor.

Dejar el mercado regulado implica que pierdan el derecho al bono social, un descuento que tienen que asumir las propias compañías a favor de los consumidores más desfavorecidos y que endurece las condiciones en un hipotético corte del suministro por impagos.   (...)

Por todo lo anterior, la CNMC insta al Gobierno a que prohíba las prácticas comerciales 'puerta a puerta', en las que los vendedores se presentan físicamente en los domicilios. Esta forma de vender supone un agujero negro para el fraude, que es aprovechado por las compañías, ya que los engaños son mucho más difícil de supervisar y detectar que, por ejemplo, cuando se hace a través de una llamada telefónica, donde si hay una denuncia, se puede pedir acceso a la grabación de la misma."                 (Juan Cruz Peña, El Confidencial, 21/11/17)

21.11.17

Transparencia Internacional: España entre los países más corruptos del mundo. El 91% de los españoles reconoce la corrupción en el entorno de Rajoy

"En la última encuesta del CIS, la corrupción perdía puntos en el orden de preocupación de los españoles. Con una bajada del 9,7%, el primer barómetro realizado después del 1-0 colocaba la corrupción en tercer lugar, después del conflicto con Catalunya.

Sin embargo, todo depende de cómo se hagan las preguntas. Según el Barómetro Global de la Corrupción 2017, recientemente publicado, cuatro de cada cinco españoles piensa que el Gobierno del Partido Popular no realiza suficientes esfuerzos para luchar contra la corrupción.

El estudio, realizado por Transparencia Internacional en 119 países, coloca a España entre los más corruptos del mundo, al menos en la percepción de sus ciudadanos. El 55% de los españoles considera que "la mayoría" o "todas" las personas que conforman el Gobierno están envueltas en corrupción. 

Una calificación que está muy por encima de la media, situada en el 31%, y coloca a España en una percepción de corrupción solo equiparable con países como Nigeria (54%), Bosnia (53%), Brasil (52%), Liberia (63%) o Venezuela (63%).

De todos los encuestados, sólo el 15% considera que la corrupción ha disminuido y el restante se divide entre los que creen que ha aumentado mucho (28%), ha aumentado (19%) o se ha mantenido estable (37%).

Entre los responsables de esta corrupción generalizada los ojos de los españoles se van mayoritariamente al entorno del presidente Mariano Rajoy (55%) y, a mucha distancia, los miembros del Congreso (37%) y directivos de empresa (31%).

Según la encuesta de Transparencia Internacional, el 91% considera que algunas (36%), la mayor parte (32%) o todas las personas (23%) del entorno de Rajoy están envueltas en corrupción.  (...)"         (El Salto, 19/11/17)

Soy otra de esos tantos “cerebros fugados”... sí, nos volvemos todos juntos a España, ¿pero a qué?... la España de la que nosotros nos fuimos hace muy pero que muy poco tiempo era una España interesante. en estos pocos años, el destrozo ha sido tal, que sólo queda la morriña...

"Llevo algo más de dos años viviendo en San Francisco. Me vine aquí después de haber estudiado una carrera y haber hecho una tesis en una universidad pública española. Soy otra de esos tantos “cerebros fugados”. Y ni tan mal, porque hoy no se trata de eso.

El caso es que últimamente, sin embargo, noto una morriña un tanto más irracional de lo habitual. El porqué requiere una explicación no demasiado lineal, pero creo que se me acabará entendiendo. 
Parece que España es una palabra que no se puede decir, porque la han prostituido hasta equiparar la ñ con (des)calificativos como fascista.

 Durante los últimos meses ha sido francamente imposible no hablar de Cataluña, que también tiene ñ, pero es una ñ diferente. E inicialmente parecía todo un reto, porque mi círculo español es, evidentemente, de toda España: Asturias, Cataluña, Castilla y León, Andalucía, La Rioja, Aragón, Madrid… 

Todos somos relativamente similares: hemos viajado por el mundo, nos hace gracia cantarnos el cumpleaños feliz de Parchís, en cuanto sale un rayito de sol nos vamos a comer al aire libre, y nos repartimos el jamón de contrabando. Pero, también de manera evidente, no todos tenemos la misma opinión sobre si la independencia de una región en una Europa como la Europa que tenemos es o no una buena idea. 

Y, a pesar de todo ello, todos hemos sido capaces de expresarnos, aceptar que no pensamos igual, y decidir que en Navidad vamos a cenar cordero todos juntos y que en Nochevieja alguien tendrá que encargarse de comprar las uvas. 

Hasta aquí todo normal, o al menos, mi normal. 

(...)  la España de la que nosotros nos fuimos hace muy pero que muy poco tiempo era una España interesante, que estaba empezando a darle voz a nuevas fuerzas políticas de varias índoles, que se quejaba de la flagrante corrupción de las instituciones, y de la que daba pena irse, porque parecía que algo bueno iba a pasar. 

En cambio, en estos pocos años, el destrozo ha sido tal, la manipulación de la información y de la sociedad tan brutal, que ahora hay una España por la que se sigue sintiendo morriña, porque casa siempre será casa, como si fuéramos los monos de Harlow, pero a la que no sabemos cómo referirnos. 

Por eso, cuando se acaba el círculo y las conversaciones vuelven a San Francisco, terminan con un “sí, nos volvemos todos juntos a España, ¿pero a qué?”. Con morriña de lo que pudo ser y no fue, de lo que nos gustaría que fuera. Morriña, que también tiene ñ."                 (Argentina Lario Lago, CTXT, 15/11/17)

La "famiglia" lo primero: Montoro interviene a Carmena y pacta que Marbella se gaste 36 millones de más

"Montoro trapichea con Ángeles Muñoz lo que condena en Madrid: Romper el techo de gasto.

(...)  Marbella versus Madrid
 
Eso, la familiariedad, la falta de respeto a otros ayuntamientos y los tratos de favor, es lo que se ha desvelado que previsiblemente vaya a suceder en Marbella. Esta gran ciudad de la Costa del Sol ha sido gobernada hasta hace poco por una coalición progresista con un alcalde socialista, José Bernal. Éste y su equipo de Gobierno tuvo que cumplir a rajatabla el techo de gasto ordenado por ley y por el propio Ministerio de Hacienda de Cristóbal Montoro. 

Ua moción de censura, en libertad vigilada, desalojó a Bernal de la alcaldía. Desde entonces está gobernada por una histórica del PP como es Ángeles Múñoz. "Titi" protegida de Javier Arenas, con influencia en Génova 13 y portavoz adjunta del Grupo Popular en el Senado, podría haber pactado con el propio Montoro romper el techo de gasto.

 Esto que es de obligado cumplimiento para los ayuntamientos podría ser una excepción para una miembro de la "famiglia" como es Muñoz. Todo un agravio comparativo con el resto de consistorios y muy especialmente con el Ayuntamiento de Madrid donde Manuela Carmena sufre las rígidas direcrices del Ministerio de Hacienda.
Denuncia socialista
 
Lo ha denunciado el diputado socialista Miguel Ángel Heredia. Este ha registrado una pregunta oral en la Comisión de Hacienda para que Montoro dé explicaciones en el Congreso en relación a ese supuesto acuerdo de su Ministerio para que el Ayuntamiento de Marbella incumpla el techo de gasto en 2018.

 Heredia tiene serias dudas del anuncio de la alcaldesa, Ángeles Muñoz, sobre todo, porque ayer mismo el ministro Montoro en el pleno del Congreso decía textualmente que "el Gobierno cumple con su obligación de aplicar la ley de estabilidad, porque es una regla de "gobernanza europea" y se aplica a todas las administraciones públicas, no sólo a las corporaciones locales".  (...)

Plan de ajuste futuro e intervención del Ayuntamiento
 
El diputado socialista ha registrado también una batería de preguntas parlamentarias por escrito para conocer si es cierto que Marbella puede incumplir el techo de gasto en 2018, "¿Cuántos otros ayuntamientos en nuestro país, en Andalucía y sobre todo en la provincia de Málaga podrán hacerlo?", ha preguntado.

 Heredia ha señalado que si el PP de Marbella y San Pedro se va a saltar el techo de gasto, el Ayuntamiento "está abocado a ser intervenido en el año 2020 y a llevar a cabo un severo plan de ajuste".

 "Si este año el Ayuntamiento no cumple la regla de gasto en 36 millones de euros, en el año de la liquidación del presupuesto actual, es decir, en el 2020, estará obligado a llevar a cabo un plan de ajuste, como el que el PSOE heredó del PP en el año 2015, solo que en aquella ocasión ascendía a 6 millones, y en esta ocasión subirá a 36 millones de euros", ha asegurado. (...)"      (El Plural, 19/11/17)

Existe una Cataluña que en todos los momentos cruciales, menos en este, ha resultado determinante. Se arremolina en torno al área metropolitana de Barcelona, en la ciudad de Tarragona. Se trata de un voto que lleva treinta años diluyéndose en la abstención. Cabe imaginar qué habría sido de la situación política catalana si este espacio se hubiese articulado en torno a Podem

"(...) Existe una Cataluña singular, una realidad social que en todos los momentos cruciales de la política moderna, menos en este, ha resultado determinante. Una realidad que históricamente estuvo organizada bajo la rúbrica "movimiento obrero", y que tuvo espesor cultural y autonomía suficientes como para figurar como un sujeto social por propio derecho. 

Esta Catalunya se arremolina hoy en torno al área metropolitana de Barcelona, en la ciudad de Tarragona y en algunos barrios industriales de la Catalunya interior. Es una realidad plebeya, que hunde sus raíces en una tradición industrial con casi 200 años de historia. 

De acuerdo con las sucesivas olas migratorias, en los años setenta fue mayoritariamente xarnega. Y hoy simplemente se reconoce como un segmento social post-obrero y casi completamente excluido de la "nación política" (de la catalana, pero también de la española). 

De esta Catalunya se puede decir que es un fantasma político. Durante décadas fue el gran caladero de votos del PSC. Previamente también lo había sido del PSUC. Pero se trata de un voto que lleva treinta años diluyéndose en la abstención.
y en las vidas anónimas de una clase obrera pulverizada. En muchos de estos lugares, el gesto más elemental de desafección política (el abandono del voto) supera de largo el 50%.

Su desaparición del espectro es compleja. Sin embargo, la respuesta de estos fallos en el radar reside en casi todo lo importante que haya podido ocurrir en Catalunya desde el año 73. Una economía industrial en picado que ha pasado de suponer más del 40% del PIB, a apenas rebasar el 20%. 

Una progresiva rarefacción y terciarización del empleo, cada vez más precarizado y peor remunerado. También una secuencia compleja de derrotas políticas que comienzan hacia 1976, cuando se quebró violentamente la oleada de huelgas de ese invierno-primavera, que detuvieron la actividad durante semanas en el Baix Llobregat y en buena parte del Vallés Oriental.

 Las prácticas asamblearias y autónomas del movimiento obrero catalán tuvieron, efectivamente, que ser "tamizadas" (subordinadas, sería una palabra más adecuada) por los pactos de la Transición. La integración del PCE-PSUC, los pactos de la Moncloa, el nuevo reparto político-electoral, la formación de una nueva burocracia sindical desmocharon al movimiento obrero catalán.  (...)

Cabe imaginar (hipótesis contrafáctica), qué habría sido de la situación política catalana si este espacio, articulado en torno a Podem, hubiera logrado un mínimo de consistencia política. El suficiente para galvanizar alrededor suyo esa composición metropolitana y periférica.  (...)

La Catalunya referida seguirá siendo un fantasma; un fantasma que pueda adquirir el monstruoso aspecto de un voto prestado ya no sólo a los Comunes o al PSC, sino también a Ciudadanos. Sea como sea, la posibilidad de hacer política (al menos una política de ruptura, una política de emancipación) está contenida en la gigantesca incógnita que emborrona los contornos de este fantasma.

 Un espectro que resultará cada vez más difícil de encontrar y reconocer, aunque solo sea porque las sucesivas olas migratorias le están dando colores y texturas cada vez más complejas."               (Emmanuel Rodríguez, CTXT, 08/11/17)

20.11.17

La noria de la deuda pública: el Estado extrae recursos de la sociedad que, mediante los mecanismos de la deuda soberana, acaban en los paraísos fiscales y, desde ahí, de vuelta al Estado en forma de financiación

"(...) Para luchar contra los paraísos fiscales es necesario llevar a cabo, al mismo tiempo, una transformación radical del Estado. Esto es así porque tanto los unos como los otros forman parte del entramado de poder que da sustento al capitalismo global. 

El Estado extrae recursos de la sociedad que, luego, mediante los mecanismos de la deuda soberana, es probable que acaben en las redes de los paraísos fiscales y, desde ahí, de vuelta al Estado en forma de financiación en los mercados internacionales. 

El resultado es una transferencia de renta invertida, es decir, de las capas medias y bajas a las élites. No hay democracia, que merezca tal nombre, que aguante este exponencial crecimiento de las desigualdades. Pero, si nos atenemos a la capacidad expropiatorias de las élites, no hay tampoco, paradójicamente, Estados más consolidados que los actuales.

Es por ello que las crisis de los sistemas político-sociales de los últimos tiempos han podido convivir “pacíficamente” con una política económica inamovible. 

La UE es el ejemplo paradigmático de ello. El desmantelamiento paulatino de los sistemas sociales en los Estados miembros ha supuesto, en muchos casos, la quiebra de los sistemas políticos tradicionales.

 Pero esta quiebra, en el contexto de la UE, ha dado lugar a una recomposición coherente con la lógica de las políticas de austeridad y la intervención neoliberal de la economía. La crisis, se podría decir, ha sido resuelta mediante una desestabilización controlada de las sociedades, como si una transformación tan profunda hubiera requerido de un mínimo de desahogo social, del simulacro político en el que nos vemos hoy envueltos. 

Por todo ello, los continuos llamamientos a la persecución de los paraísos fiscales pecan de ingenuos si no asumen su condición de engranaje de una maquinaria expropiatoria que necesita, quizá más que nunca, del Estado. 

En este sentido, puesto que la realidad fiscal se encuentra partida en dos -entre ese 1% desterritorializado y el otro 99% encerrado en el Estado-, acabar con las políticas de represión salarial o una subida considerable del salario mínimo haría más contra el fraude fiscal que los impotentes llamamientos a la transparencia financiera internacional.

Todas esas fuerzas malgastadas en perseguir flujos de capitales podrían ser redirigidas al cuerpo sólido del trabajo y los salarios, en luchar, en definitiva, contra un rival que esté a la altura. Este es, visto con perspectiva, el campo de batalla más accesible para que el resultado no sea siempre una frustración tras otra."              (Victor Prieto, Graduado en Ciencias Políticas por la UCM, Máster de Estudios Avanzados en Filosofía y opositor a TAC, Econonuestra, 09/11/17),

La tragicomedia catalana nos ha hecho olvidar la impagable deuda externa, el tsunami de la corrupción del PP, el saqueo de las pensiones, la degradación del trabajo y de los salarios, el recorte de 20.000 millones en el sistema nacional de ciencia...

"(...) Veamos los principales problemas que tiene este país, de los que apenas se habla y menos aún se buscan soluciones:

La deuda externa de España ha llegado a un máximo histórico de 1,911 billones de euros entre pasivos públicos y privados, como publicó el Banco de España en junio de 2017. A pesar de todos los recortes, nunca se había registrado una cifra así en nuestra historia y es la principal hipoteca de la economía de este país. 
Hay que recordar que la mitad está en manos extranjeras, lo que nos hace más vulnerables ante las especulaciones financieras.

La degradación del trabajo y de los salarios. La tasa de paro es insoportable; la precariedad no cesa de crecer y alcanza a uno de cada tres asalariados; los salarios se devalúan hasta un nivel que preocupa al propio Gobierno; se desmantela la negociación colectiva y se extiende la legión de trabajadores pobres que no pueden construir un futuro autónomo.

El adelgazamiento del Estado de Bienestar. Las previsiones de recortes en servicios sociales fundamentales van a alcanzar cotas no conocidas. Según el compromiso del Gobierno Rajoy con la UE y su Plan Presupuestario, el gasto educativo pasará del 4,4% del comienzo de la década al 3,7% del PIB en 2020; el sanitario desde el 6,8% al 5,6% del PIB. Según Eurostat, la UE dedica de media un 7,2% en sanidad y un 4,9% en educación.
 El gasto en protección social también se recortará del 18% al 15.9%. En paralelo crecerá la desigualdad y la pobreza.

El saqueo de las pensiones. En cinco años Rajoy se ha pulido las reservas de la Seguridad Social. Un día sí y otro también, los voceros del Gobierno y de los planes y fondos de pensiones privados, no hacen más que amenazar a los pensionistas con sus proclamas.
Les quieren convencer que el sistema público actual es inviable y que solo cabe o reducir las pensiones a la mitad o subir las cotizaciones empresariales al doble.

El tsunami de la corrupción en el Partido Popular. Está en marcha el juicio por la Gürtel y la fiscal ha afirmado que está totalmente acreditada la caja b del PP, que sirvió para financiar al partido y para beneficios de dirigentes. En el caso Lezo imputan al exministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón
Empiezan a cantar algunos de los procesados de la Púnica; la UCO señala a Cristina Cifuentes por cohecho y prevaricación en la financiación ilegal del PP; continua el escándalo del Palma Arena y Matas; reabren la investigación por blanqueo de dinero al exvicepresidente Rato; siguen los escándalos de Murcia, Valencia, etc. 
La prueba de cómo Cataluña lo tapa todo, es que los grandes medios callaron que Mariano Rajoy se benefició “indiciariamente” de la caja b del PP, según el responsable de la UDEF.

Por otro lado producen hechos graves como la aprobación por el Senado del CETA, al mismo tiempo que el artículo 155; la pérdida de 40.000 millones por el rescate a la banca; el recorte de 20.000 millones de euros en el sistema nacional de ciencia; el asalto a las instituciones del Estado que practica el PP y la dependencia del poder judicial; las cloacas de Interior o el auge de la ultraderecha. 

Han pasado desapercibidos y no son motivo de debate y decisión al desplazarse el foco del interés informativo a la cuestión catalana.  (...)"              (Agustín Moreno, Cuarto Poder, 13/10/17)

El partido de Macron y sus promesas de regeneración se desinflan. Sólo el 10% de sus (presuntos) 300.000 adheridos iniciales sigue activo... ya ha anunciado la supresión de los empleos subvencionados (más de 100.000 en el 2018), uno de los recursos paliativos de la miseria de los barrios desfavorecidos

"Seis meses después de la llegada al poder del presidente Emmanuel Macron, su partido, La República en Marcha (REM), se desinfla.

¿Qué queda de todas aquellas promesas de “regeneración” y “cambio radical de la política”, de aquella burbuja de jabón presidida por el culto a la personalidad de un candidato con estilo de predicador de Oklahoma de la campaña electoral? Poca cosa.

Sólo el 10% de sus (presuntos) 300.000 adheridos iniciales reclamados sigue activo, y las críticas y el desencanto afloran desde la base ante el primer congreso que se celebrará el sábado en Lyon.
Como ejemplo, el manifiesto de los “cien demócratas”, un grupo de desencantados que acaba de anunciar su dimisión colectiva del partido. La democracia interna brilla por su ausencia, dicen.

 Las medidas para evitar la afluencia de “viejos y jóvenes lobos” oportunistas atraídos por el poder, han pasado a mejor vida, junto con la “libertad de opinión y la crítica interna contra los abusos del poder”.

 “El comité de ética y experimentación sólo existe sobre el papel”. Se supo “movilizar las disposiciones afectivas como conceptos de marketing para vender el producto”, pero una vez logrado se ha abierto paso “el desprecio y la arrogancia”. 

“Un funcionamiento vertical y una gobernanza de élites que desprecia la competencia y la inteligencia colectiva”. Al final, lo de siempre: “imposición de direcciones autocráticas” que desembocan en “un modo de organización digno del antiguo régimen”.

El portazo suena demoledor, sobre todo porque el desencanto hacia el partido se suma al suscitado por el propio presidente. A los seis meses de su elección, sólo el 35% de los franceses se declaran satisfechos por su acción de gobierno, considerada por una enorme mayoría favorable a la Francia acomodada.

Un 73% considera que su supresión del impuesto a las grandes fortunas beneficia a estas y un 88% estima que el presidente favorece a los más ricos.

Que un 61% se declarara en octubre no convencido por su primera entrevista televisada significa que el efecto Macron se ha evaporado, pese a que tampoco la movilización callejera haya sido masiva. (...)

Que el país no está (aún) en pie de guerra lo demuestra el hecho de su presencia, sin incidentes, en Clichy-sous-Bois, la barriada en la que en el 2005 arrancó la revuelta de las banlieues que incendió el país. 

Y eso cuando el presidente ya ha anunciado la supresión de los empleos subvencionados (más de 100.000 en el 2018, más de 250.000 desde el 2016), uno de los recursos paliativos de la miseria de los barrios desfavorecidos. 

La Mola: la moneda que alimenta la tierra y fortalece la comunidad

"(...) una nueva moneda social complementaria, la MOLA. Una moneda que tiene por objetivos contribuir a la gestión y la revalorización de los residuos orgánicos - que en el 90% de los casos terminan incinerados en nuestros vertederos- con el fin de generar con ellos, no sólo  el compost de calidad con el que nutrir de nuevo la tierra, sino favorecer la creación de riqueza al vertebrar una comunidad de intercambio en barrios y pueblos a partir de la recogida selectiva.
 
Al entregar la materia orgánica (MO), tras su pesaje, se convierte en la moneda social, a razón de 0’25 MOLAS por kg de biorresiduos, que utilizar para el intercambio de bienes y servicios dentro de la comunidad conformada por las personas, instituciones y comercios locales que participan de los objetivos de recuperar la materia orgánica, para devolver a la tierra aquello que nos ha ofrecido previamente y, además, fortalecer el tejido comunitario.
Se trata de una moneda que activamos desde los movimientos sociales y vecinales, y que:
      Sirve como descuento para usar en comercios del barrio donde se active una comunidad de recogida de materia orgánica en el marco del proyecto Madrid Agrocomposta.
      Se utiliza como valor para intercambio de servicios con otras personas de tu comunidad
      Uno de los objetivos es que el ayuntamiento lo acepte como moneda descuento o bonificación para el pago de tasas o servicios municipales (Bicimad, Bonometro, etc), como ya se hace en otras ciudades de España en base al ahorro de gestión de residuos orgánicos que, incorporados en el circuito MOLA, no van al vertedero.
El proyecto, impulsado por las asociaciones Coopera yComposta, la Asociación Unida de Productores Agroecológicos (AUPA) y EconomíasBioRegionales, tiene en Clickoin - www.clickoin.com -  su plataforma electrónica para los intercambios y la conversión a moneda de los residuos orgánicos separados adecuadamente. El valor se estima en función del coste de gestión de la materia orgánica en Madrid que es de 250 €/t.

Como paso previo al actual, hace casi un año se ponía ya en marcha la recogida de residuos orgánicos recogiéndose 17 toneladas de la red de nodos  que aglutina mercados, fruterías y los colegios Luis Cernuda, Pablo Picasso, Esperanza y Méndez Nuñez. 
Entre noviembre de 2016 y mayo de 2017 una protomoneda, el “Vale Verdura”, sirvió de instrumento de ensayo y  sirvió de catalizador para que en la asamblea de Coopera y Composta del pasado junio se decidiera lanzar esta moneda de descuento en el distrito de Hortaleza como experiencia piloto. En dicha asamblea se consensuó su nombre como “Materia Orgánica LiberadA… de ir al vertedero Valdemingomez”, nacía la MOLA.
Por el momento, está prevista hacer extensible a otros barrios la experiencia piloto de Hortaleza en Madrid, así como en otras comunidades autónomas donde están conociendo la experiencia. 
 Para ello se organizarán talleres de información, a solicitud de los movimientos sociales y organizaciones interesadas, aunque para su creación es recomendable comenzar con algún agricultor de AUPA que acepte la moneda distribuyendo en mercadillos o grupo de consumo, así como comercios y asociaciones locales.
En sus primeras dos semanas se han registrado ya 143 personas usuarias, 2 hortelanos de la asociación de productores agroecológicos AUPA, 12 comercios de barrio de Hortaleza (4 tiendas de barrio, 1 cervecera, 2 hortelanos, 1 proveedor de servicios de terapia natural y 1 gimnasio).
La masa emitida de monedas MOLA por el momento es de 2.500 correspondiendo al compromiso de las 125 familias "veteranas" que participaron en el piloto de gestión de materia orgánica Madrid Agrocomposta y al nodo de compostaje de barrio. 
A cada una se le adelantaron 20 MOLAs, equivalentes a un compromiso de  80 kilos de materia orgánica separada en el próximo cuatrimestre, lo que con el número de usuarios inscritos supone un volumen actualmente comprometido de 10 toneladas de materia orgánica con la garantía de que no irá a vertedero ni incineradora ni requerirá quemar gas o petróleo para ser transportada a los 15 km que dista el centro de Valdemingómez.  
El tratamiento en compostera implicará disponer en el colegio de un proceso biológico con alto potencial educativo y, por supuesto, un resultado final en el que se obtendrán unas 4 toneladas de compost de alta calidad (clase A) apta para cultivos de certificación ecológica.
Esta experiencia materializa un ejemplo de Economía Circular que pretende “alimentar a la tierra que nos alimenta”, el cierre de ciclos, la gestión eficaz y sostenible de los residuos orgánicos de los barrios, favorecer la producción y el consumo de proximidad y el fortalecimiento de redes en aquellas bioRegiones y territorios en los que se implemente. 
Una moneda orientada a la transición socio-ecológica que como sociedad y humanidad estamos obligados a realizar, y que los gobiernos parecen incapaces de gestar.
Más información sobre la experiencia o el funcionamiento de la moneda en: 

Autores: Equipo de Moneda Social de Economías BioRegionales: Franco Llobera, Alfredo Morilla, Mónica Cuende y Jose Luis Fernández-Pacheco
 
Economías BioRegionales es una asociación que tiene por objetivo contribuir a la gestión y dinamización de proyectos y experiencias que faciliten la construcción de nuevos modelos integrales de Economía Circular desde una perspectiva ecofeminista, social, solidaria y equitativa"              (Vivir sin empleo, 04/10/17)

17.11.17

La agenda neoliberal reintrodujo el miedo en dos fases distintas: En primer lugar abandonando conscientemente el objetivo de pleno empleo; en segundo lugar infectando de deuda a las familias de los trabajadores

"El miedo paraliza, impide que avancemos, que utilicemos las herramientas necesarias para cambiar aquello que falla. Y eso la “superclase” lo sabe. Por eso para evitar que cualquier proceso de cambio debilite su poder y riqueza, solo necesitan inducir miedo. (...)

No hace falta irse muy lejos para ver como aquí los medios de comunicación patrios activan ese miedo en las distintas campañas electorales. El último miedo atroz que nos atenaza es la crueldad de los terroristas yihadistas. 

El problema es que en realidad la mayoría de esos grupos en sus orígenes fueron ayudados y financiados por las potencias occidentales, y, muy especialmente por sus aliados wahhabis y salafistas en Oriente Medio. Pobre Nasser. Claro, todo era por juegos geopolíticos, por la pasta. (...)

Pero hay nuevos miedos, distintos, cercanos a lo que el gran Frank Delano Roosvelt denunció el 4 de marzo de 1933 en su discurso inaugural al pueblo estadounidense: "... lo único que debemos temer es al miedo ...” “a ese miedo sin nombre, irracional, injustificado que paraliza ...”. Y ese miedo es el que habían inoculado en aquel momento, y vuelven a inocular ahora, a los trabajadores. Es el miedo económico.

 La agenda neoliberal reintrodujo ese miedo en dos fases distintas. En primer lugar abandonando conscientemente el objetivo de pleno empleo; en segundo lugar infectando de deuda a las familias de los trabajadores.

Ya el gran Michal Kalecki en 1943 en “Political Aspects of Full Employment” exponía distintas razones por las que a las élites no les gustaba, y sigue sin gustarles, la idea de utilizar la política fiscal como instrumento de política económica. La razón más importante era que a las élites no les gustan las consecuencias del mantenimiento del pleno empleo a largo plazo.

 “Bajo un régimen de pleno empleo permanente, el miedo dejaría de desempeñar su papel como medida disciplinaria… La disciplina en las fábricas y la estabilidad política son más apreciadas que los beneficios por los líderes empresariales.(...)

 La vuelta al neo-feudalismo que supuso ese sistema de gobernanza económica denominado "neoliberalismo” se desarrolló en dos fases distintas. Lo primero que se promovieron fueron políticas económicas encaminadas a flexibilizar los mercados laborales, controlar y reducir los salarios en los países desarrollados con el fin de aumentar la tasa de retorno del capital.

 Pero para compensar el vaciamiento que ello suponía para la economía global -menores salarios y un aumento del subempleo-, en una segunda fase, se recurrió al crédito y a la deuda como la solución para estimular la demanda y la tasa de retorno del capital. 

Mientras duró, los beneficios empresariales se multiplicaron, a la vez que se deprimían los salarios. Una vez que el colateral que alimentaba esa deuda estalla, entramos en distintas fases de recesión de balances privados concatenadas.

Y hubo una izquierda que traicionó a sus electores, que contribuyó de manera notoria a la creación del segundo miedo. Clinton, Blair, Schroeder y Brown habían decidido que el sueño tradicional de redistribuir la riqueza de los más ricos a los menos acomodados ya no era políticamente viable. Habían claudicado ante Reagan y Thatcher. En su lugar, llenaron de deuda a los asalariados.

 Para ello liberaron al mundo financiero de las restricciones de la era Rooslvelt. De hecho, la nueva política estaba hecha a medida para que los ricos se hicieran mucho más ricos. A los pobres se les daría la deuda como un sustituto de la riqueza. Se sentirían más ricos, y tendrían más para gastar. Mientras los precios de la vivienda crecieran más rápido que los pagos de la deuda, y el mercado de valores subiera, fabuloso, la máquina de la deuda continuaría.

 La deuda era azúcar sin calorías. Usted podría disfrutar sin engordar. ¿Qué podía salir mal? Los precios de las casas nunca iban a bajar. ¿Lo recuerdan, verdad? Y entonces estalló la burbuja inmobiliaria y el miedo floreció.

La gente de la calle aprendió una lección dura, muy dura. En los buenos tiempos la deuda mantenía a los pobres tranquilos. Como cualquier droga, podría quitar los miedos y las preocupaciones de ser pobre. La deuda “drogó” a muchos ciudadanos en una pasividad feliz.

 ¿Por qué deberían escuchar a quienes defendían las viejas y duras luchas políticas cuando la política de la deuda era tan seductora y fácil? El problema es que al final esas deudas privadas han acabado esclavizando a multitud de familias."                 (Juan Laborda  , Vox Populi, 09/10/17

“La fragmentación de Europa sigue siendo una posibilidad”. “Si las reglas europeas continúan empobreciendo a los más pobres y enriqueciendo a los más ricos, la situación terminará siendo insostenible”. Francia forma parte de los perdedores de la UE y Alemania de los ganadores. El gobierno francés debería aliarse con el italiano o español...

"(...) El economista David Cayla analiza para CTXT las dificultades que Macron tendrá para llevar a cabo su proyecto y las contradicciones que existen detrás de la idea de una Europa federal.

 Este investigador académico en la Universidad de Angers es el coautor de la obra La fin de l’Union Européenne, escrita junto con la ensayista Coralie Delaume. 

Para él, el optimismo que vuelve a reinar entre los dirigentes europeos amenaza con disimular los desequilibrios económicos que persisten entre el norte y el sur de Europa. “Si las reglas europeas continúan empobreciendo a los más pobres y enriqueciendo a los más ricos, la situación terminará siendo insostenible”, explica durante la entrevista telefónica. 

¿Cómo analiza el proyecto de reforma de la Unión Europea en clave federal de Emmanuel Macron?

Se trata de una respuesta a la crisis de la zona euro y del mercado único, que se acentuó a partir de 2010. El espacio europeo se ha polarizado. En el corazón de Europa, Alemania se ha visto muy beneficiada con el mercado único, mientras que los países del sur se han empobrecido. Para compensarlo, Macron pretende impulsar un suflé federal.

 Es decir, una unión de transferencias de las zonas más ricas del norte hacia las más pobres del sur, aquellas que necesitan una mayor inversión. Mediante la creación de un presupuesto y un parlamento de la zona euro, espera compensar los desequilibrios del mercado único

¿Considera que este proyecto servirá para contrarrestar los desequilibrios económicos en el interior de la UE? 

En teoría, sí pero el gobierno alemán se opone a este proyecto. Este no quiere tener que pagar para impulsar la industria en Portugal o España. Así que lo más probable es que la UE continúe con su huida hacia adelante con el dumping fiscal y social.

 Durante los últimos años, los gobiernos español y portugués han aplicado reformas muy duras, que han comportado una bajada salarial. En Portugal también se ha llevado a cabo una política de dumping fiscal. 

Para relanzar la economía, se han exonerado los impuestos para las empresas y las personas extranjeras que decidan instalarse en el país. Pero se trata de una estrategia que no es cooperativa y que favorece la competencia entre los países para atraer el capital.

Durante su discurso de la Sorbona, Macron puso la fecha de 2024 como el año en el que culminaría su reforma federal de la UE. ¿Es posible la construcción de unos Estados Unidos de Europa a mediados de la próxima década?

Me parece que hay una gran ilusión detrás del proyecto de Macron. Sobre el papel, la idea parece interesante, pero su realización es muy complicada. Macron no ha encontrado el apoyo de ningún dirigente. 

Si lo hubiera hecho, ya habría publicado una tribuna en los grandes periódicos europeos. Pero no lo ha hecho ya que ninguno de los grandes países europeos está de acuerdo con su reforma federal. No sé quién le seguirá y cómo convencerá a los otros dirigentes.

 La razón de la falta de apoyos de Macron es que los intereses de los países de la UE son divergentes. Alemania rechaza cualquier tipo de unión de transferencias. Las últimas elecciones alemanas muestran que vamos hacia un endurecimiento de esta posición, con la entrada de los liberales alemanes en el gobierno. 

Además, la crisis de los refugiados ha revelado la ausencia de solidaridad entre los Estados europeos. Los países más afectados, como Grecia o Italia, no han recibido la ayuda de los otros países. Hay una crisis estructural que dificulta ver cómo una opción federal servirá para superar los desacuerdos nacionales.

Pero el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, también defiende una Europa federal…

Sí, pero hay una cierta ambigüedad respecto a esta opción federalista. Macron defiende la creación de un presupuesto de la zona euro que impulse las inversiones en los Estados menos competitivos. Pero también habla de escoger un ministro de Finanzas europeo. 

Este se encargaría de controlar sobre todo los presupuestos nacionales y los déficits de los países. Por otro lado, Juncker quiere impulsar una Europa federal a través de una armonización fiscal. Existe el proyecto de uniformizar los impuestos de sociedades. Pero no todos los Estados están de acuerdo con ella.

 Por ejemplo, Irlanda, Luxemburgo, Bélgica, Holanda… Son países que tienen unos impuestos muy bajos para intentar atraer a empresas. Aunque la Comisión Europea condenó a Apple en agosto de 2016 a pagar 3.000 millones de euros, el gobierno irlandés no ha hecho nada para cobrar esta multa.

¿Considera que esta falta de cooperación entre los Estados amenaza el futuro de Europa? ¿O lo peor ya ha pasado para la UE, después de haber resistido a la crisis del euro, el Brexit y la ola de la extrema derecha?

Sin duda alguna, la fragmentación de la UE sigue siendo una posibilidad. El mercado único favorece que los países ricos sean más ricos y los pobres más pobres. Esto no facilita que una sociedad pueda entenderse y cooperar fácilmente.

 Si las reglas europeas continúan empobreciendo a los más pobres y enriqueciendo a los más ricos, la situación terminará siendo insostenible. La triste realidad es que la crisis de la zona euro podía haberse resuelto de otra forma. 

Podíamos haber admitido que la crisis en Grecia no era sólo un problema de los griegos, sino de todos los europeos. Podíamos haber comprendido que el problema de la desindustrialización española, italiana o francesa no es sólo el resultado de la incapacidad de estos países para ser más competitivos.

El problema es que se han implantado en todos los países las políticas de la oferta. Hemos bajado los costes salariales y los impuestos sobre el capital y las empresas para atraer nuevas inversiones. Pero como todos los países aplican estas medidas, estas terminan por autodestruirse.

 Cuando observamos los niveles de industrialización, vemos que Alemania, Holanda o Austria son los países que han recuperado sus niveles de antes de la crisis. En cambio, el nivel de facturación industrial de Italia, Grecia o España todavía se encuentra por debajo del de antes de 2007. En efecto, los desequilibrios se incrementan en lugar de reducirse.

Macron apuesta claramente por estrechar su relación con la canciller alemana Angela Merkel. ¿Cree que el presidente francés puede incrementar el peso de Francia en el binomio franco-alemán?

Me parece un error fundamental de Macron el hecho de que dé tanta importancia al binomio franco-alemán. La estrategia de Macron es seducir a Merkel. Pero esta no se ha comprometido en ningún momento a apoyar su proyecto federal. Se trata del viejo mito de la pareja franco-alemana. Este podía funcionar durante los años ochenta, pero no ahora. 

Los intereses franceses y alemanes ya no son los mismos. Francia forma parte de los perdedores de la UE y Alemania de los ganadores. El gobierno francés debería aliarse con el italiano o español, en lugar de estrechar sus vínculos con el alemán. 

Pero después de las elecciones generales de septiembre, Merkel se encuentra en una posición de debilidad, ya que deberá conformar un gobierno de coalición, probablemente inestable, con los liberales y los verdes. ¿Esto puede incrementar el peso de Francia en la toma de decisiones y favorecer que Macron saque adelante su proyecto federal?

No creo, me parece que pasará lo contrario. Cuando un país en Europa se encuentra paralizado, esto dificulta que los otros puedan impulsar reformas. Si el gobierno alemán es débil, esto favorecerá un repliegue del gobierno alemán sobre sí mismo y que este se muestre reticente a cualquier cambio en el funcionamiento de la UE. (...)

En su obra La fin de l’Union Européenne, explica que la reunificación alemana refuerza las actuales reticencias de los dirigentes alemanes para favorecer que hayan políticas de redistribución en Europa. ¿Por qué?

La experiencia de la reunificación entre la República Federal Alemana y la República Democrática Alemana fue traumatizante. La economía alemana tardó más de diez años en digerirla. Los alemanes del oeste tuvieron la sensación de pagar un precio muy elevado, ya que asumieron el coste de subvencionar al Este. En cambio, los habitantes de la RDA se sintieron colonizados. (...)

Si la reunificación tuvo un coste tan grande, los alemanes no quieren pagar ahora para ayudar a Grecia o Italia.

¿Los actuales desequilibrios entre los países del norte y el sur de Europa ya eran previsibles cuando se impulsó la creación de la UE?

Entonces ya era previsible y por desgracia los dirigente europeos no lo previeron. Cualquier sistema económico unificado produce estos efectos de polarización. El hecho de tener una moneda única y de no tener barreras en los intercambios comerciales favorece esta concentración de la riqueza en unas zonas en perjuicio de otras.

 Por ejemplo, la construcción de Francia como Estado-nación comportó el enriquecimiento de algunas ciudades y el empobrecimiento del campo. Así que podíamos esperar que sucediera lo mismo en el caso de la UE.(...)

¿Estos desequilibrios se han visto acentuados con la adopción del euro?

Sí, el euro ha reforzado este efecto. Cuando cada país tiene su moneda nacional, los capitales resultan menos móviles porque invertir en otro país comporta el riesgo de que la moneda del país extranjero se devalúe. Además, el euro imposibilita que los niveles de inflación puedan variar entre un país u otro. 

Antes del euro, los países podían devaluar su moneda para incrementar su competitividad. Ahora esto es imposible. La única respuesta para un país que se desindustrializa es su devaluación interna. Es decir, impulsar devaluaciones de los salarios y los precios del país. Pero esto tiene un coste social muy grande.

¿Cree que esta fragmentación económica favorece la emergencia de nuevos nacionalismos? ¿Alimenta el sentimiento independentista en las regiones más ricas, como es el caso de Catalunya?

Cuando la competencia es lo primero y la solidaridad lo segundo, se priman los intereses nacionales. Cada Estado intenta ser lo más competitivo posible. Esta disputa económica tiene lugar entre los Estados, pero también dentro de los Estados. Esta cultura de la competitividad a cualquier precio lleva a las regiones más ricas a querer independizarse de las más pobres

Podemos hablar de Catalunya, pero también sería el caso del norte de Italia o de Flandes en Bélgica. Me parece que la UE tiene una cierta responsabilidad en la acentuación de esta tendencia. Cuando se favorece la competitividad entre los países en lugar de la diversidad de las culturas y las naciones, esto termina contribuyendo a la exacerbación de la competitividad y de los nacionalismos. (...)"          (Entrevista a David Cayla / economista y coautor de ‘La fin de l’Union Européenne’, Enric Bonet, CTXT, 14/11/17)

El riesgo de pobreza para hogares de una persona está en 684 euros mensuales, por encima del salario mínimo interprofesional español... de ahí vienen los 'trabajadores pobres'

"(...) el recién publicado Informe del Estado de la Pobreza en España 2017 no deja duda: la recuperación económica no llega al grueso de la población (...)

El informe certifica quiénes son los protagonistas más desfavorecidos de esta historia: “Cuando amenaza crisis, los daños comienzan siempre por la población pobre y, cuando se controla, ésta es la última en beneficiarse”. Resulta chocante que, en el momento de recuperación, la tasa de pobreza entre la población española alcance máximo históricos desde que se toma registro con la actual metodología. 

Para el año 2016 queda fijada en un 22,3%, lo que implica que en España hay 10.382.000 personas en riesgo de pobreza. El porcentaje subió abrumadoramente en los momentos de más recortes, en la bisagra de 2013 y 2014 (+1,8% sólo en un año), y se ha estancado en sus límites superiores. (...)

Es decir, la pobreza en España lleva instalada por encima del 20% desde hace una década, mientras que se da un flujo de personas en riesgo de pobreza y/o exclusión constante. Durante la crisis, la estabilidad se ha roto con la entrada de nuevos perfiles en los riesgos de exclusión, fruto del desempleo, los desahucios, la precariedad… 

Así lo evidencian los tercos datos estadísticos: la única intervención en los últimos años por parte del Estado central ha sido el recorte de derechos básicos, constriñendo la situación de la población; esta intervención negativa desencadenó un efecto inmediato: un incremento de la tasa de pobreza en España, que pasó del ya elevado 19,8% de 2008 hasta el 22,2% de 2014. A partir de ese punto no se ha puesto en marcha ninguna política de corrección, por lo que la pobreza en España vuelve a enarbolar la tasa estática que postula la investigadora Aroa Tejero, ahora en datos superiores y con pocos visos de mejora en un futuro cercano. 

La excusa perfecta para un gobierno impasible en sus políticas sociales: “Como la tasa de pobreza es estática, no podemos hacer nada para aminorarla. Así que no hacemos nada”. Pero asumir que esa tasa en España es estática sólo responde a una completa inacción para paliarla, lo cual resulta difícilmente ajustable al mensaje de recuperación económica que efectivamente impera.

 Al mismo tiempo, se ha dado una inversión entre los grupos más afectados: ahora son los jóvenes entre 16 y 29 años los que registran mayor tasa de pobreza, con un 28,9% en 2016. Esto responde a un descenso en la natalidad, así como a que los empleos que está creando la supuesta recuperación son cada vez más precarios.

 La contradicción la remarca EAPN: hoy se trabaja más en los hogares, pero más hogares son pobres. Aquí emerge el problema estructural más profundo que ha dejado la crisis: la desregulación de las relaciones laborales implica el desarrollo de una trayectoria laboral incierta, y, en la mayoría de los casos, precaria, que aboca a una vida con tendencia a la penuria. 

Cabe recordar la contradicción que supone el hecho de que el umbral de riesgo de pobreza para hogares de una persona queda fijado en 684 euros mensuales, por encima del salario mínimo interprofesional español."                (Jose A. Llosa (workforall), CTXT, 15/11/17)

El vendedor de marihuana legal más grande del mundo

"La empresa canadiense Aurora Cannabis ha presentado el pasado martes una opa, la primera en el incipiente mercado del cultivo de marihuana, sobre su competidor CanniMed Therapeutics. 

La operación se ha planteado a través de un intercambio de acciones entre ambas empresas, que valora a CanniMed en 455 millones de dólares, un 57% por encima de su cotización actual. De concretarse, la fusión creará un gigante con 40.000 clientes, 130.000 kilos de producción anual y una capitalización de mercado de 2.348 millones de dólares.

La oferta se produce en medio del gran frenesí que rodea al mercado de la marihuana en Canadá desde que el Gobierno anunció que intentará aprobar una ley que legalice el uso recreativo a partir de julio de 2018. Las acciones de Aurora, que comenzó a operar en 2015 en la provincia de Alberta, han duplicado su precio en el último mes. 

El valor de mercado de la compañía alcanza los 1.957 millones de dólares, a pesar de que sus ingresos de enero a junio de 2017 fueron de solo 14 millones. El rally, según los analistas, está incentivado por la especulación de que la firma logre una posición dominante en el mercado de cannabis de Quebec. (...)

"La oferta de Aurora podría desatar una ola de consolidación con los jugadores más grandes engullendo a los más pequeños", ha asegurado Vahan Ajamian, analista de Beacon Securities Ltd. en Toronto. Actualmente, 35 firmas producen marihuana legal en Canadá.

El mes pasado, el gigante Constellation Brands Inc., vendedor de la cerveza Corona, anunció la compra de una participación minoritaria en el productor canadiense Canopy Growth. Se trató de la primera gran incursión de una empresa de bebidas alcohólicas en la industria. (...)"           (Cinco Días, 16/11/17)

16.11.17

Rajoy ha generado 222 millones de déficit público cada día, a pesar de los recortes

"No se debe gastar lo que no se tiene". Ése fue uno de los eslóganes más repetidos por Mariano Rajoy en la campaña previa a las elecciones que le abrieron las puertas de la Moncloa en noviembre de 2011. 

La recesión estaba en su momento más álgido, y la principal receta del líder del PP para combatirla consistía en aplicar recortes adicionales a los ya decididos por José Luis Rodríguez Zapatero, tendentes a embridar el galopante déficit público. (...)

Desde que el PP volvió a gobernar hasta el cierre del primer semestre de 2017, el desfase acumulado era de 447.020 millones de euros, lo que supone una media de 81.276 millones anuales, claramente por encima de los 74.223 de la segunda legislatura de Zapatero. A pesar del eslogan de que “no se debe gastar lo que no se tiene”, con Rajoy en la Moncloa se generan cada día 222 millones de euros de déficit.

Eso ha tenido una repercusión directa en la deuda pública, que ha alcanzado un nivel impensable antes de que estallara la crisis. El último gobierno socialista la dejó en 743.530 millones de euros y a 30 de junio estaba ya en 1.137.853 millones. Es decir, que en cinco años y medio ha crecido nada menos que un 53%. La cifra per cápita, por su parte, ha pasado de 15.881 a 24.455 euros. (...)"        (Público, 27/10/17)